Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

TALIBÁN

Ley Sharia: el orden que deberán obedecer las mujeres en Afganistán

Por Lucy Willson 23 Ago, 2021

Los polémicos líderes en el país ‘aseguran’ que las mujeres no serán despojadas de derechos y que sólo tendrán que obedecer en el nuevo orden esta ley islámica. Revisa de qué trata.

Antes de la pandemia. Antes de las elecciones norteamericanas. Antes de Las Tesis. Antes de las alertas en redes sociales. Muchísimo antes distintas instituciones y reportes internacionales tenían sus ojos puestos en los radicales cambios que iban a vivir las mujeres de Afganistán una vez que las tropas norteamericanas se retiraran de ese territorio.

No hay excusa de ‘sorpresa’ frente a la fragilidad femenina. Pasan los días y queda más en evidencia en que sólo se esquivó la mirada.

“Un enorme signo de interrogación se cierne sobre el destino de las mujeres afganas y sus derechos. El acuerdo que Estados Unidos firmó con los talibanes en Doha el 29 de febrero de 2020 deja el futuro de las mujeres afganas completamente en manos de los resultados de las negociaciones intra-talibanes y los desarrollos en el campo de batalla”, informaba un preocupante ensayo publicado por The Brookings Institution, que promueve la investigación de expertos en gobierno y académicos.

En pleno proceso de negociaciones Mona Tajali y Homa Hoodfar escribían para The Conversation: “Los talibanes afirman que sus opiniones sobre las mujeres han evolucionado. Pero en algunas regiones de Afganistán controladas por los talibanes, las niñas no pueden recibir educación después de la pubertad, en violación de la constitución afgana. Y aunque las mujeres son elegidas y designadas para puestos de alto nivel a nivel nacional, su participación política está restringida en las regiones controladas por los talibanes”.

Ya tomado el poder en Afganistán por los talbanes y ante la alarma mundial por el repliegue de mujeres aterradas -especialmente aquellas que tuvieron notoriedad por sus trabajos por los derechos de género en los últimos años a espacios cerrados – para no ser víctimas de acciones violentas de los nuevos gobernantes, estos últimos ya en control y conscientes de los ojos del mundo señalaron en conferencia de prensa que no iban a actuar como en los terroríficos años 90.

En una iniciativa de mejorar su imagen declararon en una conferencia de prensa la semana pasada su ‘renovada’ postura. El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, en su primera aparición pública en Kabul afirmó que las mujeres “tendrán todos sus derechos dentro de la Sharia”, las leyes islámicas.  Y que si respetaban ese orden podrían continuar sus trabajos.

Este anuncio fue recibido con escepticismo, luego de que en marzo tres mujeres afganas que trabajaban en medios fueran asesinadas a tiros en Jalalabad, acto que siguió al ataque en enero realizaron hombres armados -no identificados- que mataron a dos juezas de la Corte Suprema en Kabul.

La corresponsal de CNN en Kabul, Clarissa Ward, también mantiene distancia ante ese anuncio. En vivo la valiente periodista demuestra que ya no se ven mujeres en las calles. También la profesional pudo hablar con mujeres dentro del complejo de los talibanes, quienes les dijeron que definitivamente no tendrían acceso a las escuelas una vez que se completara la toma del país por los talibanes. “Por supuesto que no, las niñas no van a la escuela”, le dijo una afgana en una entrevista fuera de cámara. “El Taliban dice que eso es malo”.

Pero, ¿qué es la Ley Sharia?

Los medios internacionales tratan de traducir ese orden y su significado para las mujeres. Esta son algunas de sus coordenadas.

  • Sharia (según quien la aplica): Aunque es sinónimo de ley islámica, la Sharia no es realmente un código escrito de reglas, sino más bien un conjunto de preceptos derivados de múltiples fuentes, las más importantes de las cuales son el Corán (libro sagrado del Islam) y la Sunnah, que representa el Profeta Mahoma. vida, enseñanzas y prácticas, cuya forma documental se conoce como el hadiz.
    La Sharia árabe connota más un camino a seguir que un código legal estricto, aunque cubre todo: cómo practicar la religión, reglas de conducta e incluso asuntos legales. En esa medida, hay otros dos elementos que deciden cómo se configura: “qiyas”, que se refiere al análisis, e “ijma”, o consenso jurídico. Dado que no existe un código legal estricto y no todos los aspectos de la conducta social y personal están cubiertos por el Corán y los hadices, “la implementación de la Sharia se deja en gran medida a la interpretación de los eruditos islámicos”.
  • La Sharia y los derechos de las mujeres: La religión establecida en Arabia por Muhammad, quien murió en el año 632, de alguna manera avanzó la protección para las niñas y mujeres, que anteriormente habían sido tratadas como una propiedad.
    Las enseñanzas del Corán y de Mahoma establecen, por ejemplo, que una mujer tiene derecho a elegir marido y trabajar. La primera esposa de Muhammad, Khadijah, fue una consumada mujer de negocios. Al mismo tiempo, la vida de Mahoma sirve de modelo para prácticas como la poligamia, todavía común en muchas sociedades islámicas.
  • ¿Protectores o controladores?: Varios versículos del Corán dicen que los hombres y las mujeres “fueron creados a partir de la misma esencia”. Algunos también afirman que los hombres sonqawwamun” en relación con las mujeres. El significado de este término es objeto de acalorados debates. Se ha interpretado en el sentido de “protectores y mantenedores”, pero algunos también lo entienden como connotaciones de la superioridad de los hombres sobre las mujeres. El versículo continúa diciendo que las mujeres devotas son “obedientes” y que si desobedecen persistentemente, sus protectores masculinos, como último recurso, deberían “golpearlas o golpearlas”.
  • Más interpretaciones contrapuestas: La Sharia estableció que las mujeres tienen derechos legales y económicos, así como el derecho a heredar. Sin embargo, el Corán especifica que una hermana hereda la mitad de la cantidad de su hermano. Algunos estudiosos han argumentado que la diferencia en la herencia se equilibra con el hecho de que los hombres tienen la responsabilidad de mantener económicamente a las mujeres, los ancianos y los jóvenes de la familia.
    A menudo se dice que, según la Sharia, el testimonio de una mujer vale la mitad que el de un hombre. Esto se basa en un verso coránico: “Y si no hay dos hombres (disponibles), entonces (trae) un hombre y dos mujeres de aquellos a quienes aceptas como testigos”. El pasaje trata sobre la necesidad de tener testigos de un contrato comercial donde una de las partes es “de entendimiento limitado”. Algunos estudiosos sostienen que en el momento en que se escribió el versículo, era raro que las mujeres tuvieran experiencia comercial y que su propósito no era impugnar la credibilidad de las mujeres en general.

  • Mujeres lejos de los ojos de otros: El Corán establece que una mujer no debe revelar su belleza a hombres más allá de su familia. Muchos juristas islámicos han dictaminado que esto requiere que las mujeres se cubran el cabello y otros, la cara.

Hay tantas interpretaciones diferentes de lo que realmente significa la Sharia que, en algunos lugares, se puede incorporar a los sistemas políticos con relativa facilidad”, según explica Steven A Cook, del Consejo de Relaciones Exteriores británicos a Sky News.

Algunas de esas interpretaciones de la ley Sharia se utilizan para justificar castigos crueles que incluyen la amputación y la lapidación, así como el trato desigual de las mujeres en cuanto a herencia, vestimenta e independencia.

 

 

Lo más reciente

cerrar