Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

8M

Día Internacional de la Mujer: el efecto de un año de pandemia

Por Mujer Dínamo 8 Mar, 2021

El confinamiento y las experiencias de las mujeres durante la crisis del Covid-19 marcan la conmemoración de 2021.

Ilustración: Transparency.org

En Chile, 76 % de las mujeres declararon dedicar más tiempo a las tareas domésticas desde que comenzó el coronavirus. México experimentó un 53% de aumento de las llamadas de emergencia relacionadas con la violencia doméstica. Esos son sólo dos ejemplos de las realidades latinas en distintos hemisferios del planeta que aparecen este Día Internacional de la Mujer. Hechos que no parecen tan distantes entre uno y otro país, ya que, lamentablemente, son efectos que también se multiplican en distintos continentes.

Así hace hoy el recuento la prensa internacional con el impacto de la pandemia en las mujeres y las niñas Un millón de mujeres en Japón abandonaron el mercado laboral cuando estalló la crisis sanitaria, en tanto que la participación del hombre en la fuerza laboral cambió mucho menos.

El Fondo Malala estima que 20 millones de niñas en países en desarrollo podrían no regresar nunca al las salas de clases después de los cierres de escuelas motivados por la pandemia.

Pero por más mala que sea la situación, podría haber sido incluso peor sin la intervención de los gobiernos. El Rastreador Global de Respuestas de Género a la COVID-19 de las Naciones Unidas muestra que los países adoptaron casi 1.000 medidas de política destinadas a superar los retos en materia de género; entre ellas, licencia para la mujer con goce de sueldo, protección de puestos de trabajo, más flexibilidad laboral y respaldo del ingreso o en especies para hogares vulnerables. Los estudios del FMI concluyen que estas medidas dan resultado.

En cuanto a la lucha contra el coronavirus, las mujeres han sido las más requeridas, de acuerdo con la ONU.

Las trabajadoras esenciales son predominantemente mujeres

Las mujeres también representan una mayor proporción de trabajadores en el sector informal. En América Latina y el Caribe, el 54% de las mujeres trabaja en la economía informal.

Muchos de estos trabajos informales, poco calificados y remunerados se consideraron esenciales durante Covid-19. Quienes trabajan como enfermeras, cajeras y limpiadoras son predominantemente mujeres, también corren un mayor riesgo de salud simplemente por presentarse a sus puestos laborales.

Paradójicamente, también peligran sus trabajos, especialmente en ausencia de sistemas de protección social y cuidado de niños disponibles, por lo que pueden llegar a quedarse sin independencia financiera.

Un 8M que levantó el velo en Chile y el mundo sobre las brechas de género, la fragilidad de la mujeres y el aporte que hacemos para “sanar”.

Lo más reciente

cerrar