Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

CRISIS

Svetlana Tikhanovskaya, la esperanza de Bielorrusia

Por Lucy Willson 20 Ago, 2020

Refugiada en Lituania, la joven opositora candidata a la presidencia afirma: “Estoy lista para actuar como líder nacional”.

 

“Lo más destacable de este levantamiento revolucionario es la participación de las mujeres. De hecho, puedo permitirme decir que todo ha cambiado en el país gracias a una mujer. Cuando Svetlana Tikhanovskaya (37) se convirtió en candidata, Alexander Lukashenko no la tomó en serio. Como verdadero dictador y patriarca, no veía a una mujer como un posible peligro para su régimen”, así explica la actual situación de crisis social en Bielorrusia Inna Shevchenko, feminista y líder del movimiento internacional Femen.

La militante cuenta a Madame Figaro que el régimen de Lukashenko vio a una mujer y –dado el machismo que impera– por eso no le prohibió a Svetlana Tikhanovskaya (a diferencia de otros candidatos de la oposición participar en las elecciones. “Y este hecho cambió a Bielorrusia”.

Hoy Svetlana es la ganadora de facto de las elecciones presidenciales en ese convulsionado país. Y con otras dos aliadas, Veronika Tsepkalo y Maria Kolesnikova, formaron el trío femenino de oposición, movilizaron a las votantes de todo el país con su ejemplo. Hoy la prensa ve mujeres de todas las edades que caminan con flores frente a la policía bielorrusa y agentes de la KGB, armadas con pistolas y otras armas.

Pero cuando Lukashenko se autoproclamó ganador y desató la furia de la ciudadanía que salió a las calles, la que fue reprimida con gran violencia, la treintañera candidata presidencial Svetlana Tikhanovskaya -quien en campaña fue atacada con una marejada de amenazas de muerte y llamadas anónimas- se fue a refugiar a Lituania, desde donde envía mensajes a su pueblo en videos que se multiplican en redes sociales.

“Estoy lista para asumir mis responsabilidades y actuar como líder nacional”, dijo la opositora al régimen esta semana. En un video recordó que “no había querido ser política, pero que el destino ha decretado que (estaría) en primera línea frente a la arbitrariedad y la injusticia”.

La candidata lanzó este video el día después de una de las concentraciones de oposición más grandes en la historia de Bielorrusia. Miles de personas se reunieron en Minsk para exigir la salida del Jefe de Estado tras las disputadas elecciones presidenciales.

Svetlana Tikhanovskaya, quien reemplazó a su esposo encarcelado como candidato, denunció un fraude masivo durante la votación del 9 de agosto. Ella recibió oficialmente el 10% de los votos contra el sospechoso 80% de Lukashenko. De ahí a que ella reclamara la victoria en las elecciones y exigiera la renuncia del corrupto presidente.

Entre los gobiernos de Europa que se han manifestado abiertamente sobre esas elecciones está Reino Unido, que también ha dicho que “no acepta los resultados” y espera “sancionar a los responsables” de la represión de las protestas contra el presidente Alexander Lukashenko.

Esta declaración se produce después de la de la Unión Europea el viernes 14 de agosto que, como reacción al agravamiento de la crisis, acordó sanciones contra los funcionarios bielorrusos vinculados a la represión o el fraude electoral.

La amable sonrisa de Svetlana Tikhanovskaya contrata con la dura imagen del inamovible Alexander Lukashenko. La joven hace unos meses desconocida tuvo un ascenso meteórico a la primera línea de la política de Bielorrusia.

Fue una combinación de circunstancias lo que impulsó a Svetlana a esa plataforma. La principal fue el encarcelamiento de su marido Sergei, ídolo opositor en internet. El era un candidato, ella lo reemplazó con poca antelación. Así reunió las 100.000 firmas (una cantidad considerable en un país de 9 millones de personas) y la comisión electoral valida su candidatura para sorpresa de todos, cuando se rechazan las de dos opositores, considerados por las autoridades más “serios” contrincantes.

El día de la votación como la gran candidata opositora.

“Todo lo que hago, lo hago por él primero. Por su libertad, porque lo amo mucho. Amo a mis hijos y a mi marido. Amo a los bielorrusos que quieren sentirse libres, que quieren poder decir lo que quieren sobre el gobierno”, dijo en una entrevista con Sky News.

Profesora de inglés de formación -lo habla con fluidez-, dejó su carrera para cuidar a su primer hijo, que nació con problemas de audición. Así, durante varios años, fue ama de casa.

Pero cuando su marido decide postularse para la presidencia, la novata en política lo acompaña en sus viajes y ve una dura realidad. Svetlana Tikhanovskaya dice que en ese momento se despertó entonces.

“Como muchos bielorrusos, estuve dormida todos estos años. Tenía ingresos y una familia y vivía en un caparazón como todos los demás”, confiesa. Luego se da cuenta del estado real del país: pobreza, una economía agotada, arbitrariedad del poder y «la rudeza de nuestro presidente».

Mientras unía a miles de seguidores, Alexander Lukashenko se negaba a darle crédito. El decía que su rival femenina “apenas sabe algo”, ella es una “pobrecita, una pobrecita”.

The Village, un sitio de noticias bielorruso, la llama “Juana de Arco accidental”. Ella se describe a sí misma como “una mujer común”.

 

Lo más reciente

cerrar