Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

INFORME MUNDIAL OXFAM

Tareas domésticas: mujeres trabajan 2,6 más que hombres

Por Mujer Dínamo 22 Ene, 2020

De acuerdo con reporte 2020 sobre las desigualdades mundiales, estas labores de casa no remuneradas equivalen 10,8 mil millones de dólares.

Tareas domésticas: mujeres trabajan 2,6 más que hombres

Limpiar, cuidar niños, cocinar. A nivel mundial, las mujeres asumen 2,6 veces más tareas domésticas que los hombres. Así lo reportó el informe 2020 de Oxfam sobre las desigualdades mundiales entregado esta semana, enfatizando que esta situación mantiene a la población femenina en la inseguridad económica.

El valor monetario del trabajo doméstico no remunerado que realizan las mujeres de 15 años o más representa al menos 10,8 mil millones de dólares cada año, tres veces el valor del sector digital a nivel mundial. En un ejemplo más cercano, corresponde a 43 veces la facturación de Apple.

En un análisis del informe de Oxfam entregado el lunes, el diario Le Figaro

2,6 veces más tareas domésticas que los hombres. Un verdadero freno para la emancipación, ya que esta distribución desigual del trabajo mantiene a los hogares más modestos en la inseguridad y mantiene los estereotipos de género, según una alerta que el mismo reporte ya hizo en diciembre de 2018.

Dar cuenta de la astronómica cifra de más de 10 mil millones de dólares en equivalencia permite a la ONG “salir de los discursos habituales sobre las desigualdades de género”, analizó con Le Figaro Pauline Leclère, directora de la campaña de Justicia Fiscal y Desigualdades en Oxfam Francia.

Ese tiempo incompresible dedicado a las necesidades domésticas priva a las mujeres más vulnerables del tiempo necesario “para generar fuentes adicionales de ingresos o capacitarse para obtener un trabajo mejor remunerado”, añade Pauline Leclère.

Según la ONU, el 30% de la desigualdad salarial es el resultado de la desigualdad dentro del hogar.

Para generar cambio, Oxfam apuesta por extender la licencia de paternidad y recomienda duplicar su duración. “El ejemplo de los países nórdicos muestra que una legislación más restrictiva obliga a las empresas y empleados a organizarse y las cosas están cambiando. Ya no debería ser para las mujeres simplemente detener sus carreras”.

En un informe sobre el tema, ONU Mujeres recomienda que los países reduzcan la carga sobre las mujeres, invirtiendo más en servicios públicos e infraestructura tales como: acceso a fuentes de agua y energía., protección social, servicios de guardería, prestaciones para personas mayores, cobertura sanitaria universal y licencia parental. Pero la historia muestra que, en tiempos de austeridad, los gobiernos tienden a recortar los presupuestos públicos, especialmente, aquellos los relacionados con la atención y la primera infancia, sectores principalmente ocupados por mujeres que se ven doblemente penalizadas.

En los “países de bajos ingresos”, la inversión pública en servicios sociales tiene un impacto directo en la vida cotidiana de las familias más pobres. Como ejemplo, Oxfam cita el caso de Zimbabwe, donde la provisión de una fuente de agua mejorada ha reducido las tareas domésticas en 4 horas al día. “En Río de Janeiro, Brasil, el acceso al cuidado infantil público gratuito ha ayudado a aumentar la tasa de empleo de las madres de bajos ingresos en un 27% y casi duplicar el empleo de quienes nunca había tenido un trabajo remunerado”, cuenta Pauline Leclère.

En Beijing, en 1995, en la última conferencia mundial sobre mujeres bajo los auspicios de la ONU, 189 países adoptaron por unanimidad un programa para el empoderamiento de las mujeres destinado a reducir las desigualdades para 2030. Un objetivo que parece lejos de lograrse, pero lo que sería beneficioso para la economía mundial según un estudio del Instituto McKinsey, cuyo título resume el tema: “El poder de la paridad: cómo la igualdad puede agregar 12 billones de dólares al crecimiento global”.

Sobre el trabajo no remunerado, el instituto cita un estudio realizado en 24 países, según el cual las hijas de madres que han trabajado tienen más probabilidades de obtener un puesto laboral, tener mayores ingresos y una posición de responsabilidad, a diferencia de aquellas cuyas mamás se quedaron en lacasa.

Ya sea que vivan en Africa, Asia, América o Europa, “las mujeres tienen una cosa en común, que es el empoderamiento y el acceso a la igualdad de derechos”, recalcó Oxfam.

Lo más reciente

Invitados

El rinoceronte blanco

Hace un tiempo, mi hijo que tiene 10, muy abrumado me contó que en lo que iba…

Por Paz Bascuñán
cerrar