Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Entrevista

En modo PSU: “Mucho cuidado con el alcohol y trasnochar demasiado”

Por 30 Dic, 2019

“Uno tiene un fin de semana y te cuesta el día lunes. Imagínate estos jóvenes que llevan un periodo de puro estudio y después se relajan una semana… No logran anclar de nuevo”, explica la sicóloga Claudia Orellana. Acá, comparte consejos para acompañar a los estudiantes antes de que –por fin- den la prueba la primera semana de enero.

En modo PSU: “Mucho cuidado con el alcohol y trasnochar demasiado”

La fecha estaba fijada –como todos los años- para noviembre. Pero tras el estallido social del 18 de octubre, la Prueba de Selección Universitaria (PSU) se tuvo que postergar. Y postergar nuevamente, hasta quedar definitivamente para el 6 y 7 de enero.

Esto significa que, por primera vez, los miles de estudiantes que darán la prueba para entrar a la universidad han tenido que pasar las fiestas de fin de año con ese gran examen pendiente. A lo que se suman los reportes de seguridad especial ante cualquier acción de boicot del proceso como protesta de la actual crisis social.

“Es difícil porque los estudiantes se desenfocan y lo que más les puede afectar es perder el ritmo del estudio y la concentración”, asegura en Mujer Dínamo la sicóloga Claudia Orellana, quien realiza un acompañamiento emocional para la PSU y otras situaciones de alto impacto. 

¿Cómo les ha afectado a los estudiantes que la PSU sea después de las fiestas?

Es súper complejo porque llevas todo un tiempo preparándote para esto. Los más organizados estudiaban todos los días en la mañana y en la tarde, pero después llegaron las fiestas y se desorganizaron. Entonces mientras están celebrando en sus cabezas andan haciendo un ejercicio. Algunos me decían Qué rico porque me faltaba estudiar. Claro, pero una semana. No tanto tiempo. Además, te cambia toda la planificación si tenías pensadas vacaciones o trabajos de verano. Se los truncó todo. Es difícil que no les afecte en el desempeño porque emocionalmente sí les está afectando.

Ahora que se viene el Año Nuevo, ¿es recomendable que lo pasen bien y salgan a una fiesta o que estén más concentrados?

Yo lo que más les digo es que no se queden encerrados, que salgan y disfruten. Pero ahora pasarlo bien es distinto: deben tener mucho cuidado con el alcohol y con trasnochar demasiado. Como ya se viene la prueba, el cuerpo se tiene que acostumbrar al ritmo de no despertarse a las 2 de la tarde, sino que temprano, a las 8 de la mañana, y de dormir bien en la noche. Lo que tienen que hacer es seguir con mucho deporte, tomar harta agua, disfrutar con los amigos -sin alcohol-, ir a la piscina y moverse para desgastar toda esa ansiedad que están teniendo.

¿Y seguir estudiando?

Perder una semana haciendo nada no es bueno. El cuerpo, cuando termina un proceso, se relaja. Ellos ya están tensos, entonces yo no los relajaría demasiado. Si un estudiante dice Chao, boto todo y me pongo a disfrutar le va a costar concentrarse porque la prueba es larga y exigente. Hay que concentrarse dos horas, mañana y tarde, entonces no pueden bajar el ritmo de un día para otro y después tratar de retomar. Es súper complicado. Piensa que uno tiene un fin de semana y te cuesta el día lunes. Imagínate estos jóvenes que llevan un periodo de puro estudio y después se relajan una semana… No logran anclar de nuevo. Lo que sí yo les digo es que estudien menos y que tengan rutinas establecidas: que se sigan levantando y acostando temprano, que lo pasen bien y que estudien un ratito. A estas alturas el estudio es sólo para no perder el ritmo, porque ya no van a aprender más.

En las fiestas hay mucho contacto con la familia. ¿Cómo puede ayudar para evitar sumarle estrés a los estudiantes?

Hay que tratar de bajarle el perfil el tema, porque ellos ya tienen a todo el mundo encima con miles de expectativas. Los papás también se ponen nerviosos y quieren que les vaya bien, pero algunos lo manejan mejor que otros. Deben transmitirle confianza a sus hijos, decirle Te va a ir bien, ya estudiaste, estás preparado, ahora debes estar tranquilo. Hay que darles harto apoyo, porque han sido demasiados temas en muy poco tiempo, entonces necesitan mucha contención emocional. Que los escuchen, que los regaloneen un poco más, porque es una transición. Acaban de dejar el colegio, todavía son un poco niños y están pasando a ser adultos y se les viene el mundo encima.

¿Y la contingencia nacional también les afecta?

Se han visto bien afectados emocionalmente, porque a ellos no les da lo mismo, también están viviendo los procesos y pidiendo cambios. Algunos se fueron definitivamente por esa línea. Y los que siguen estudiando están con una pata en la prueba, otra en lo social y otra en las fiestas. Les hace cuestionarse una cantidad de cosas, incluso la prueba, pero tienen que darla igual porque el sistema sigue, pese a que esté bueno o malo. Están aproblemados con esto y emocionalmente bien cansados. Hay que cuidarlos, acompañarlos y moverlos a socializar. Quedarse encerrados en sus casas no es bueno. Tienen que tener una vida súper sana hasta que den la prueba, pero sí socializar con amigos, pasarlo bien, reírse, porque es la única forma de botar todo lo que les pasa.

Lo más reciente

cerrar