Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Entrevista

Sara Garrido, dirigente pesquera: “Cuando la mujer se interna en el mar es igual al hombre”

Por 19 Dic, 2019

La presidenta de la Red Nacional de Mujeres de la Pesca Artesanal en Biobío y participante de Fundación Prodemu lidera el proyecto de cuota de género en la Ley General de Pesca y Acuicultura. Con casi 20 años dedicado a visibilizar el trabajo de las mujeres en la pesca artesanal, conversó con Mujer Dínamo.

Sara Garrido, dirigente pesquera: “Cuando la mujer se interna en el mar es igual al hombre”

“Prácticamente toda mi vida la he pasado al lado de mi caleta Coliumo”, cuenta con cariño la dirigente pesquera de la región del Biobío, Sara Garrido. Desde hace casi 20 años que ella y su familia vive, trabaja y duerme en esta caleta de Tomé, donde se ha convertido en una de las voces líderes, especialmente, en representación de las mujeres de la pesca artesanal.

Es presidenta de la Red Nacional de Mujeres de la Pesca Artesanal en Biobío y presidenta del Sindicato de Pescadoras Artesanales de la Caleta Coliumo –el cual fundó en 2002 con el apoyo de Fundación Prodemu que se mantiene hasta hoy-, y este año salió elegida entre las 100 Mujeres Líderes de El Mercurio por su labor de instalar la igualdad de género en un sector en el que sólo se habla de los ‘hombres de mar’.

Caleta de Coliumo.

¿Cuál es la realidad de las mujeres en las caletas?

Las mujeres de la pesca han existido siempre. Pero en Chile, desde que existe una administración pesquera, nunca se ha considerado a la otra mitad, que somos nosotras. Nunca ha habido una política pesquera con un enfoque de género, que es lo que buscamos hoy. Al comienzo del año 2002 -cuando creamos el primer Sindicato de Mujeres de la Pesca Artesanal de Chile- fue muy difícil. Fuimos pioneras en varias cosas: vivimos en carne propia la discriminación, la segregación, la falta de oportunidades. Hoy, con mucho esfuerzo, se han constituido más sindicatos de mujeres a nivel nacional, son 25 mil mujeres las que tienen registro pesquero. Hemos ido avanzando para visibilizar el rol de la mujer en la pesca artesanal, apoyarla, destacarla y que se le entreguen las herramientas para que se puedan desarrollar, avanzando particularmente en el autoestima y en la autonomía económica. Es súper importante el aporte que hacen ellas en la caleta para la economía local. Pero, lamentablemente, están escondidas. El gobierno no se ha creído todavía el cuento y para nosotras es fundamental que lo haga. Por eso, este año presentamos un proyecto de ley que contemple paridad de cuota en la legislación pesquera de Chile, para que en las decisiones de la política de pesca estemos las mujeres pesqueras artesanales, que somos un aporte real para el desarrollo del país.

¿Cómo les ha ido con ese proyecto de ley?

Hasta el momento lo hemos puesto dos veces en tabla en la Comisión de Equidad de Género de la Cámara de Diputados. Han ido algunas dirigentes de otras regiones para expresar también sus demandas y contar cómo lo están pasando en caletas que están mucho más apartadas, por ejemplo, en Chiloé, donde es muy poco el apoyo. Necesitamos que muchas más mujeres puedan expresarse. Hemos podido avanzar con pasos lentos, aunque que son muy importantes para nosotras.

¿En qué situaciones te has sentido discriminada?

Cuando la mujer se interna en el mar es igual al hombre. Hace lo mismo que él: tira la red igual que él, la recoge igual que él, recolecta igual que él. Pero eso es cuando estás en el mar. Cuando estás en la tierra, las cosas cambian, porque la mujer se tiene que ir a realizar las cosas a la casa y el hombre no. Esa fue una de las primeras cosas que yo vi hace 20 años atrás y que encontraba súper injusto, porque el trabajo de ella era exactamente el mismo, pero la remuneración la recibía el hombre y no la mujer. Por otro lado, hay discriminación en la administración pesquera. Hace más de 30 años que se creó la Subsecretaría de Pesca y recién este año logramos que exista una mujer a cargo de género. En un comienzo, cada vez que las mujeres iban a hacer trámites las hacían esperar, se iban por la puerta de atrás. Yo lo vi, ¡yo lo viví! Fuimos las primeras mujeres en solicitar áreas de manejo, cuando otros hombres reclamaban ¿Por qué les están entregando áreas de manejo a mujeres? Bueno, ¿y por qué no? Hasta el día de hoy nuestras tres áreas de manejo están vigentes y son las únicas de todo el país que están administradas por mujeres. Sólo tres. Es increíble.

¿Ves el estallido social como una oportunidad para generar estos cambios?

Absolutamente, tenemos que aprovechar esta oportunidad. Las mujeres somos la otra mitad de Chile y un país no se va a desarrollar si no miras un lado completo. No puede ser que nosotras tengamos que presentar proyectos de ley para que nos tomen en cuenta, para que nos escuchen. No corresponde. Ninguna política y ningún área debiera ser así. Debe escucharse la mujer, debe estar ahí en la toma de decisiones. El esfuerzo pesquero lo hacen también las mujeres y por lo tanto deben estar incluidas y no en el banco trasero de una reunión solo para hacer número. Somos mucho más que un número y espero tener una sociedad justa, equitativa, donde las mujeres estemos en el lugar en el que nos corresponde estar.

¿Ha habido una revalorización de la pesca artesanal?

La forma que tenemos de atraer gente para que conozcan a los pescadores y hagan que esta cultura no muera es mostrando lo que nosotros sabemos hacer. Y quieran o no, el valor agregado de cualquier producto del mar lo hacen las mujeres en tierra. En nuestro proyecto de ley le pedimos a la administración pesquera que se reconozcan otras actividades complementarias a la pesca, que realizan las mujeres y que, de hecho, son ancestrales: las encarnadoras, las ahumadoras, las limpiadoras de pescado. Son procesos pre y post captura. Por eso hay que apoyarlas y entregarles herramientas para que no sólo esas mujeres se puedan desarrollar, sino que también la economía local de la caleta. Yo creo que la pesca artesanal va a ir apuntando en esa dirección, en que puedan complementarse otras actividades como turismo y gastronomía, en las que las mujeres somos pertenecientes.

Lo más reciente

cerrar