Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

ALCALDÍA

La polémica Rachida Dati entra a la pelea por París

Por Lucy Willson 28 Nov, 2019

La ex ministra de Justicia y mano derecha de Sarkozy quiere tomar el puesto municipal que hoy ocupa Anne Hidalgo.

En dos semanas lanzó una reveladora biografía, dio una entrevista que sacó titulares por emocionarse en cámara y, como si fuera poco, se lanzó como la gran carta del partido Les Républicains de línea de derecha para obtener la alcaldía de París y arrebatársela a Anne Hidalgo. Así es Rachida Dati (53), una mujer que nunca ha pasado inadvertida en Francia.

Desde marcar un hito en la historia de ese país. Así fue elegida en 2016 en la lista de las 100 Mujeres de la BBC por ser una política de personalidad directa, “que, desde su nombramiento como Ministro de Justicia (2007-2009) de Nicolas Sarkozy (de quien fue vocera en campaña), abrió un camino para las mujeres musulmanas y las minorías en Francia”.

La popular revista Gala señaló: “El ascenso social y político de Rachida Dati está lejos de ser un río largo y tranquilo. Para acceder al Ministerio de Justicia bajo Nicolas Sarkozy, la política, de una modesta ciudad de trabajadores en Chalon-sur-Saone, tuvo que demostrar su valía en el corazón de esta jungla (del poder) que no hace ningún regalo”.

Y ella lo tiene claro en esta nueva aventura electoral. Ex eurodiputada no se hace ilusiones y asegura que será una campaña feroz. Incluso ha sido tan directa diciendo que en su ‘familia política’ “se despiertan cada mañana preguntándose cómo podrán dañarme”.

Con su ‘misterioso’ embarazo trabajó de ministra de Sarkozy.

Su nombre ha cruzado desde los reportes de medios políticos a los medios rosa. Nadie en Francia va a olvidar cuando trabajando como ministra se embarazó, tuvo a su hija Zohra en 2008 y no inscribió el nombre del padre. La tuvo como madre soltera, hasta que en 2012 exigió la prueba de paternidad al millonario inversionista de restaurantes, hoteles y casinos Dominique Desseigne.

El se negó, pero la justicia le atribuyó que era padre de la niña. Ella le había ofrecido llegar a un acuerdo fuera de la corte, pero él quiso ir a la corte diciendo que ya habían terminado para la fecha del embarazo.

Dati está acostumbrada a tomar la ruta más complicada desde niña, de un origen realmente humilde. Con un padre marroquí, que trabajaba como albañil y una madre argelina que tuvo 13 hijos (línea de descendientes donde Rachida fue la segunda).

Estudió, fue becada, logró grados académicos en Economía y Derecho. Trabajó en el sector público y privado. Y, hasta el parlamento europeo (donde cumplió período hasta julio pasado), se le abrió una carpeta investigativapara ver si no tenía conflictos de interés con una firma de automóviles para las que realizaba consultorías.

Por su origen humilde la prensa hasta la cuestionó por aparecer en la fiesta de toma del poder de Sarkozy con un vestido rosa Dior, del cual tuvo que dar explicaciones: “Lo vi, me gustó y lo compré”.

También que en esa campaña presidencial complotaba contra Carla Bruni para que el ex mandatario volviera con su primera mujer. Hasta se dijo que mantenía archivos con datos personales de sus adversarios y los no tantos…

Sin duda, una mujer llena de capas que sorprenden cada vez que se levantan. Inteligente y decidida, no hay duda que hará de la campaña por París un espectáculo del que no hay que perder ningún capítulo. El que seguramente anexará a su reciente biografía La Confiscation du Pouvoir (“La confiscación del poder”).

Para prepararse para esquivar los golpes bajos, que son aún más numerosos durante la campaña electoral, inició un nuevo deporte de lucha: el boxeo. Valeurs Actuelles detalla: “Lo que le gusta es la preparación mental y física que le enseñan a los verdaderos campeones le enseñan”.

Lo más reciente

cerrar