Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Facultad de Derecho UAH

Decana Miriam Henríquez: “Es indispensable que las mujeres sean la mitad de los asientos en la comisión constituyente”

Por 26 Nov, 2019

La Doctora en Ciencias Jurídicas es una de las casi 60 chilenas constitucionalistas que han alzado la voz para que las mujeres sean parte del debate. En conversación con Mujer Dínamo explica por qué es importante la paridad de género –"para dotarle de legitimidad a la Constitución"-, cómo pueden participar las mujeres que no son expertas y por qué el acuerdo de 2/3 no es ninguna trampa.

Hace más de 10 años –y más aún los que los antecedieron- el terreno de Derecho Constitucional estaba muy masculinizado. Si se organizaba un foro o se escribía un libro, el papel de las mujeres era mucho menor que el de los hombres. Por eso, más de 50 expertas en Derecho Público se agruparon para visibilizar el trabajo de las mujeres constitucionalistas, que solían ser ignoradas. Y lo lograron: de a poco fueron participando de más actividades, presentándose en seminarios y escribiendo libros.

Eso, hasta que en la actual crisis social llegó la discusión de una nueva Constitución para Chile. Pareciera que nada había cambiado, porque el debate –y las portadas de algunos diarios– estaban dominadas por hombres constitucionalistas.

“Ahí dijimos: Parece que la manera en que nos podrán considerar más los medios y los foros sería formalizando esta agrupación en una asociación”, cuenta Miriam Henríquez, profesora de Derecho Constitucional y Decana de la Facultad de Derecho de la Universidad Alberto Hurtado. Ella fue la primera en publicar la lista de todas las mujeres que conforman la Asociación Chilena de Profesoras y Expertas en Derecho Público.

“El mensaje era que estamos disponibles, que nos vamos a organizar y que queremos participar de este debate por la importancia que tiene en el país. Nuestra afirmación es que no puede haber un proceso constituyente sin mujeres. Tenemos mucho que aportar”.

Otra afirmación que han compartido en redes sociales es: “La paridad de género es la vía más representativa en el órgano constituyente”. ¿Por qué la apuesta debería ser por la paridad y no la cuota de género?

Los países han ido avanzando gradualmente en equidad de género en la política a través de las cuotas, que pretenden corregir la representación de las mujeres en órganos de representación popular, como el Congreso. Lo que hace es asegurar un porcentaje de participación de las mujeres en las listas, como en el caso chileno que es de 40-60. Este momento es totalmente distinto a la regulación de cualquier asunto, porque es un hito tan importante para la sociedad que las mujeres –que somos más de la mitad de la población- no podemos estar excluidas. La representación de las mujeres en el órgano constituyente debe ser al menos de 50 y 50, primero, porque no es cualquier ley, y segundo, para dotarle de legitimidad a la Constitución. Para que sea aceptada y compartida por todos, es indispensable que las mujeres sean al menos la mitad de los asientos en la comisión.

¿Qué mirada distinta aportan las mujeres, tanto en el proceso como en los temas mismos?

Si uno le pidiera a un hombre que represente a una mujer, probablemente va a representarla de manera adecuada, pero no tendrá presente los temas que, en definitiva, sólo ven las mujeres porque son los que les han tocado atravesar. Por ejemplo, es probable que yo tenga mucho más en cuenta que mi plan de salud es más costoso o que la edad de jubilación es menor y que, por lo tanto, las posibilidades de enfrentar una vejez con más recursos es prácticamente ninguna. Incluso, el hombre más empático con la realidad de una mujer jamás va a tener en cuenta las mismas vivencias por las que hemos transitado en este camino de discriminación histórica. Es probable –aun cuando no necesariamente es equivalente- que a mayor representación de mujeres, más se pondrán sobre la mesa aquellos problemas que especialmente nos afectan a nosotras, como la responsabilidad en el cuidado de los hijos o en el ámbito doméstico, los derechos a la seguridad social y al acceso a la salud.

¿Como pueden participar del proceso las mujeres que no son expertas?

Para participar del proceso constituyente no hace falta tener ninguna calificación especial ni una profesión en particular. Es una invitación para que toda la ciudadanía pueda ser parte del proceso. En el caso de mujeres asociadas a ciertas agrupaciones feministas es probable que en el momento en que se constituya el órgano, este pueda recibir audiencias públicas y ahí las mujeres serían escuchadas en sus demandas e intereses. Y si una mujer quisiera ser candidata a ser parte de la comisión constituyente, el desafío de los partidos políticos y la comisión técnica es pensar cómo se corrigen las barreras de entrada para que las mujeres puedan participar con igualdad de oportunidades que la de los hombres. Hay que ser creativos en los incentivos para que las mujeres puedan ser candidatas y tener resultados equivalentes.

¿Qué oportunidades se abren para Chile con una nueva Constitución?

Primero, el poder contar con una Constitución nacida en democracia. Lo segundo, ser parte del debate de las reglas del juego que fija la Constitución. Esta entrega los lineamientos principales y, por lo tanto, sí afecta la vida de las personas, no da lo mismo qué reglas se fijen ni quiénes las fijan. Hay una oportunidad única de participar en cada instancia y de legitimar la Constitución futura. Porque si uno la siente como propia y es parte del proceso en que se elabora, uno la va a querer defender, respetar y obedecer.

¿Qué asuntos puntuales debería resolver la nueva Constitución?

Todas las constituciones deben regular cuál es el régimen de gobierno (por ejemplo, una República), qué tipo de gobierno (presidencialista, semi presidencial, parlamentario), cuál es el rol del poder judicial, etc. Seguramente se va a debatir sobre quién va a ser el garante de la Constitución y sobre el Tribunal Constitucional. Tiene que haber sí o sí una parte dedicada a los derechos de las personas y un capítulo en el que se plantee cómo se reforma la futura Constitución. Esos son los temas imprescindibles, todo el resto está completamente disponible y quedará al debate de la mayoría de dos tercios.

Esa ha sido la gran controversia últimamente. ¿Por qué no es una trampa el quórum de los dos tercios?

Los dos tercios es una mayoría muy alta que supone que los acuerdos sobre lo fundamental -y cómo se regule- va a requerir del consenso en 2/3 para evitar que luego las mayorías del futuro cambien simplemente esa definición. No es letra chica, porque hay una voluntad detrás de esa alta mayoría de que esos acuerdos se alcancen con amplitud en el consenso y que sea duradero. Es cuidar la legitimidad de los acuerdos a través de estas altas mayorías.

Como decana, ¿cómo se prepara a la próxima generación de abogados?

Es una gran pregunta que nos vamos a plantear como facultad, porque mientras el consenso esté desarrollándose la Constitución actual sigue vigente. Es probable que uno comience a enseñarla –si se vota sí- más en la lógica de discutir las propuestas que se pueden plantear. También desde diciembre, vamos a empezar a formar a la comunidad para que tengan los conceptos básicos para participar de la deliberación y a formar a estudiantes que puedan participar de los cabildos, que sean un agente transmisor de cierto conocimiento y así viralizar la información. Creo que las universidades tienen un rol muy importante de formación ciudadana para que las personas que participen del proceso estén lo más informadas posible. Lo ideal es que hubiera Educación Cívica, pero como no es así, el rol cae en las universidades y en los medios de comunicación.

¿Cuáles son las fake news principales que has leído sobre el proceso constituyente?

Hace unos días me preguntaban si la comisión constituyente podría derogar un gobierno y ejercer funciones legislativas. ¡Eso es totalmente falso! Una comisión constituyente sólo tiene por función dictar una Constitución y no podría revocar un gobierno ni dictar legislación, a menos que se le diera esa atribución, lo que es muy poco probable. El objetivo de esa noticia falsa es justamente generar miedo e inquietud y es probable que haya mucho de eso. Ahí los técnicos y especialistas tienen un rol importante que cumplir, aclarando, corrigiendo e informando.

Lo más reciente

cerrar