Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Claudia Donaire

“La corresponsabilidad en las labores domésticas repercute en una mayor incorporación de las mujeres en el mercado”

Por 23 Sep, 2019

La coordinadora del Proyecto Fomento a la Igualdad de Género en Trabajo de la UAH fue parte del equipo que escribió un manual de adaptabilidad laboral para incorporar a más mujeres en el mundo laboral. En esta entrevista, la abogada nos explica cómo la vida familiar impacta directamente con su participación en las empresas.

“La corresponsabilidad en las labores domésticas repercute en una mayor incorporación de las mujeres en el mercado”

Mientras continúa la discusión de la jornada laboral de 40 horas, las oficinas de nuestro país tienen otra situación que aún sigue al debe: la inclusión femenina.

Las chilenas tienen menos participación en el mercado laboral, ganan menos y, en consecuencia, son más pobres. Así lo indican las cifras: a nivel nacional la participación laboral femenina es de un 49,2% mientras que en América Latina es de un 55% y en la OCDE un 61%. De hecho, según el informe de la OCDE Women in Work Index 2019Chile se encuentra entre los cuatro países peor evaluados en equidad laboral femenina, ocupando el puesto número 30 de 34 países, superando sólo a Grecia, México y Corea.

¿Qué se puede hacer al respecto? La Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Alberto Hurtado y la Fundación Chile Mujeres tienen una propuesta cuya clave se encuentra en el tiempo libre.

Juntos –y con la ayuda de la Unión Europea- lanzaron el Manual de Adaptabilidad Laboral para la Incorporación de las Mujeres al Mundo del Trabajo, que plantea una serie de medidas que pueden tomar las empresas para que los trabajadores puedan contar con mayor disponibilidad de tiempo para sus responsabilidades familiares y así mejorar la participación laboral de las mujeres.

“Si las personas quieren desarrollarse, evidentemente el tema laboral es un componente importante en su vida”, asegura la abogada Claudia Donaire, Coordinadora del Proyecto Fomento a la Igualdad de Género en Trabajo, que participó en la preparación de este manual.

Claudia Donaire.

¿Qué presencia tiene la mujer chilena en el mundo laboral actual?

La situación laboral de la mujer en Chile ha mejorado harto en los últimos 19 años, pasando de un 36% de participación laboral a más de 40%. Que más mujeres trabajen da cuenta de que lo mercados ya las acepta y que pueden incorporarse, pero sigue siendo todavía débil en comparación a la incorporación de los hombres. Eso tiene que ver con la manera que las acoge el mercado -cómo las recluta, cuánto interés tienen las empresas en contratar mujeres-, y cómo son las políticas públicas que acompañan ese esfuerzo. Por distintas razones las mujeres tienen mayores dificultades para mantener trayectorias laborales, que están relacionadas con sus responsabilidades familiares y particularmente la  maternidad.

¿Ese sería el factor que más dificulta la incorporación de las mujeres?

Es uno de ellos. Lo que está detrás es la desigualdad de género, el hecho de que la sociedad vea en ellas -de manera demasiado desequilibrada- los esfuerzos que tiene que hacer para las labores domésticas y al interior de la familia. Si la sociedad no cambia esa manera de pensar, si no entienden que son cosas que tienen que compartirse, las mujeres van a seguir teniendo esa dificultad. Hoy día la brecha educacional está superada, las mujeres pueden estudiar y tienen tantos estudios como los hombres (o más), muchas carreras masculinizadas –como arquitectura, derecho, ingeniería– han avanzado a la paridad a niveles importantes. Tenemos mujeres que salen con estudios importantes en Chile y en el mundo, pero la cantidad de mujeres que con esa formación son reclutadas por las empresas sigue siendo algo muy dispar a lo que ocurre con los hombres.

¿Por qué pasa eso?

Hay estereotipos que siguen generando que se mantengan sectores masculinizados, donde las mujeres no son bien recibidas y donde los reclutamientos se hacen con sesgos. Hoy en día hay bastante incidencia política y trabajo de liderazgo de ONGs que logran advertir que hay que avanzar en el reclutamiento sin discriminación. Es una tarea difícil pero se ha avanzado mucho en el último tiempo. También hay otro elemento fundamental que demuestra que las mujeres están peor tratadas en el mercado: la brecha salarial. Muchas mujeres logran incorporarse porque en las entrevistas de trabajo señalan una renta baja y entran al mercado con un sueldo más bajo que sus pares hombres con la misma formación y experiencia.

¿Qué medidas deberían tomar los empleadores o las empresas?

El manual es de optimización de los tiempos de trabajo y de adaptabilidad. Significa consolidar los tiempos de las personas y a partir de eso se trabaja la cuestión de género. En la medida de que la pensión de trabajo se haga cargo de estas necesidades, tanto hombres como mujeres van a poder conciliar mejor. ¿Por qué nos importa que los hombres concilien? Porque pueden ejercer corresponsabilidad en la familia y las labores domésticas y eso repercute en una mayor incorporación de las mujeres en el mercado. Si solamente vemos eso como tarea de mujeres, no vamos a avanzar. Al sopesarse estos problemas en un concepto de corresponsabilidad, todas las personas –tanto hombres como mujeres- van a requerir que el trabajo tenga niveles de flexibilidad o adaptabilidad que les permita conciliar. Es un nuevo enfoque de cómo la economía, las políticas públicas y las empresas les importa manejar sus tiempos de trabajo, de manera tal que las personas que van a contratar puedan cumplir su trabajo y tener tiempo para su vida personal.

¿Cuál es el beneficio de una mayor participación femenina?

Hay distintos niveles. Para las personas es importante porque se desarrollan; para las familias porque tienen más recursos; para las empresas porque incorpora más diversidad. Y para la sociedad, con más personas trabajando crece el PIB de manera significativa y se mueve más la economía local.

Lo más reciente

AUTOCUIDADO

Relajo en el agua

En días tan intensos, nuestra columnista especializada en belleza detrás de…

Por Lía Klarmann
cerrar