Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

JUICIO

Corte francesa declara culpable a princesa saudí por ordenar golpiza a plomero

Por Mujer Dínamo 17 Sep, 2019

La hija del rey Salman recibió sentencia de 10 meses de cárcel. Hessa bint Salman se enfureció cuando vio a un gásfiter en la residencia real tomándole una foto y ordenó a su guardaespaldas que lo golpeara.

Corte francesa declara culpable a princesa saudí por ordenar golpiza a plomero

Tras un caso que duró tres años, finalmente un tribunal francés encontró culpable a la única hija del rey Salman de Arabia Saudita de ser cómplice de violencia al ordenar a su guardaespaldas detener y golpear a un plomero por tomar fotos en la residencia de la familia real saudita en París.

La princesa Hessa bint Salman no estuvo presente para el veredicto. La corte le dio una sentencia de prisión suspendida de 10 meses y una multa de 10.000 euros, una resolución más dura de lo que los fiscales habían solicitado (ellos pidieron seis meses y 5.000 euros).

La fiscalía alegó que en 2016 la princesa se enfureció cuando vio al plomero capturando su imagen en la residencia real cerca de los Campos Elíseos, impulsada por temor a que las fotos pudieran usarse para dañarla en su calidad de hija del monarca saudita y media hermana del príncipe heredero Mohammed bin Salman.

Tras el incidente de septiembre de 2016, ella huyó de Francia y fue juzgada en ausencia. El tribunal la declaró culpable de secuestro y robo del teléfono del gásfiter, así como de complicidad en la violencia en contra del hombre.

Su abogado, Emmanuel Moyne, calificó el veredicto de “inexplicable” y dijo que apelaría.

El tribunal también encontró al guardaespaldas, Rani Saida, culpable de los cargos de violencia, secuestro y robo. El sí estaba en la corte por el veredicto, que coincidió con lo que solicitó la fiscalía: una pena de prisión suspendida de 8 meses y una multa de 5.000 euros. Su abogada, Yassine Bouzrou, dijo que “no hay lógica en los castigos” y que decidirá una apelación en los próximos días.

En paralelo, Georges Karouni, abogado del fontanero franco-egipcio Ashraf Eid destacó el “coraje” del su cliente al presentar el caso y dijo que el veredicto era una prueba de “todos iguales ante la ley”.

Eid denunció en la policía de París que el guardaespaldas lo ató por orden de la princesa, después de que lo vieran fotografiando una habitación con el objetivo de pone los muebles a su ubicación original una vez terminado su trabajo.

“La princesa notó que su rostro se reflejaba en el baño y que había sido captada. Ella me llamó un perro y le dijo a su guardaespaldas en árabe: Este, toma su teléfono. Me filmó”.

Ashraf Eid dijo que el guardaespaldas rompió su teléfono y lo hizo besar los pies de la princesa saudita, mientras lo mantenían las manos atadas por la espalda durante la prueba de tres horas.

Lo más reciente

cerrar