Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Ciencia y tecnología

Maitetxu Larraechea, directora del programa Ingeniosas: “La diversidad nutre la creatividad”

Por 21 Ago, 2019

En siete regiones del país se está realizando la Semana Ingeniosas, un espacio de encuentro que busca promover la participación de niñas y adolescentes en el mundo de la ciencia y la tecnología a través de talleres y charlas. Aquí, su directora nos cuenta por qué iniciativas como estas son tan relevantes.

Maitetxu Larraechea, directora del programa Ingeniosas: “La diversidad nutre la creatividad”

Actualmente en Chile la cantidad de mujeres estudiando carreras tecnológicas apenas alcanza el 10%. Pero eso no es todo: la participación femenina en la fuerza laboral de esa industria sólo llega al 4% en el país y ese porcentaje sigue disminuyendo en los siguientes niveles educativos como doctorados.

Ante este panorama, la ONG Girls in Tech Chile creó Ingeniosas: Ciencia y Tecnología para Todas, un programa que busca promover la participación de niñas en ciencia, tecnología, ingeniería, arte y matemáticas (STEAM, por sus siglas en inglés).

Y por tercer año consecutivo se realiza la Semana Ingeniosas en Arica, La Serena, Valparaíso, Santiago, Concepción, Valdivia y Puerto Montt. Hasta este sábado 24, más de 2 mil niñas y adolescentes –entre 7° básico y III medio–podrán participar de jornadas que incluyen talleres prácticos de programación, charlas inspiracionales y una feria de ciencia y robótica, con el fin de mostrarles vocaciones en ciencia y tecnología de la mano de ONGs, empresas privadas y el Estado.

“Esta es una semana para incidir en la opinión pública y las autoridades, y darle a miles de niñas experiencias lúdicas en ciencia y tecnología, para cambiar la percepción que ellas tienen sobre estos campos”, asegura Maitetxu Larraechea, directora del programa Ingeniosas.

¿Cuáles son los principales factores que impiden que las niñas y mujeres se interesen por carreras en la ciencia y la tecnología?

Las causas son de orden social y cultural y podemos identificarlas principalmente en dos grandes grupos. Primero, hay causas ligadas a la crianza y a los valores que se nos refuerzan. Desde muy temprana edad, en los juegos, a las niñas se les refuerza el cuidado por otros a través de juegos tranquilos, como el cuidar muñecas, o el set de enfermera, entre otros; mientras que a los hombres se les potencia el riesgo, el que se atrevan, que experimenten, el que no importa si se cae. Esto genera en las niñas una personalidad adversa al riesgo, mientras que el mundo de la ciencia y la tecnología son una prueba y error constante. Entonces, es importante fomentar en las niñas que experimenten, se equivoque y desafíen las estructuras de las cosas.

Luego, cuando ya llegamos a la etapa escolar, derechamente las niñas se enfrentan a padres y profesores que vienen con un sesgo al enseñar. Hay una investigación que se hizo en Europa y luego se replicó en Chile arrojando el mismo resultado: padres y profesores tienden a esperar menos del desempeño de las niñas en matemáticas, por ejemplo. Entonces, como esperan que no sean buenas en esto, les exigen menos. Y esa exigencia menor, termina por cumplir la profecía y tenemos niñas que empiezan a fallar en matemáticas y que prontamente declaran “yo no soy buena en esto”. Una vez hecha esa declaración, es muy difícil remontar.

¿Por qué es importante que las mujeres participen en estas áreas?

La participación de mujeres es fundamental. Está comprobado que la diversidad nutre la creatividad. Entonces, si queremos equipos más creativos y ser mejores encontrando soluciones, necesitamos que sean diversos en términos de género, de territorio, de nivel educacional, multidisciplinarios, etc. La diversidad de género es el primer paso para una diversidad que es mucho mayor. Pero es más urgente considerando que las mujeres somos más del 50% de la población.

¿Cómo busca ayudar el programa Ingeniosas?

En todas nuestras actividades desafiamos el estereotipo de que las STEM se hacen de manera solitaria, que son muy estructuradas, que no dan espacio a la creatividad. Se trata de presentarles la ciencia y tecnología de otra manera. Por ejemplo, tenemos un taller de árboles, uno de Mundo Marino, además de otros programando con música y de programación como tal. En Biobio, hay talleres de extracción de clorofila y de astronomía inclusiva para no videntes. De eso se trata: de mostrar las STEM de otro modo. Además, este año estamos especialmente enfocadas en los padres y profesores, y contamos con actividades para ellos en todas las regiones donde está presente el programa. Gracias a Corfo y una alianza con la ONG InnovaCien, hemos refinado nuestros acercamientos a docentes, colaborando con más de 250 profesores con quienes hemos reflexionado sobre una educación no sexista en las STEM y creando conjuntamente actividades pedagógicas que conviertan el emprendimiento en ciencia y tecnología en una oportunidad real y atractiva para las niñas.

Mira a continuación la charla TED de Maitetxu Larraechea donde profundiza sobre este tema:

Lo más reciente

cerrar