Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

PROTESTAS

Denise Ho, la estrella del cantopop en la resistencia de Hong Kong

Por Lucy Willson 21 Ago, 2019

“Ahora no sabemos quién es el amigo y quién es el enemigo”, señala la cantante, quien pasó de ídola en la escena musical cantonesa a convertirse ahora en uno de los principales nombres de la lista negra de China por ser una de las líderes de la resistencia de Hong Kong.

No es ninguna jovencita, como otros rostros femeninos que revolucionan hoy el planeta en distintos temas (Malala en educación y Greta Thunberg en medioambiente, por ejemplo). Pero con su imagen fresca y moderna, la cantante Denise Ho (42)cuyo nombre artístico es HoCC– representa los nuevos aires y, sobre todo, la esperanza para las generaciones de recambio en Hong Kong. La artista saltó de los posters coleccionables en las paredes de fans juveniles a cantar himnos contra el totalitarismo chino en las calles con miles de manifestantes. Pasó de los escenarios de shows de talento a protagonizar serias entrevistas para CNN y BBC. Del meet & greet post conciertos a discursos en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra.

Sin duda, la megaestrella del cantopop (pop cantonés) es uno de los rostros más reconocidos del movimiento democrático que este año se ha alzado con millones de hongkoneses en marchas y en llamativas protestas (una de las últimas fue paralizar pacíficamente su aeropuerto abrumando con gente lo salones de embarque) como forma de oponerse a una ley que facilitaría la extradición desde la isla a China. Algo que pondría en peligro a los disidentes y críticos del régimen comunista de Beijing, que podría reclamarlos al continente para procesarlos.

Denise Ho, quien de niña partió con sus padres a vivir a Montreal, volvió a Hong Kong en 1996 para ser parte de un popular concurso de talentos motivada por su ídola, la cantante Anita Mui (quien en su época fue apuntada por defender a los estudiantes de Tiananmen).

A los 19 años ganó ese programa y rápidamente se hizo conocida tanto en la isla como en territorio chino. Realizó giras, vendió millones de discos y tenía a la juventud en la palma de su mano. No sólo cantaba en cantonés, sino que expandió su carácter de celebridad con hits en mandarín (mandopop).

Denise Ho arrestada en el Movimiento de los Paraguas de 2014.

Pero su crianza en occidente siempre le hizo ver las cosas distintas en su retorno: desde salir del closet en 2012 a admirar la democracia. En esta última línea, en 2014 se unió a las protestas de Revolución de los Paraguas de Hong Kong en favor del sufragio universal. Así fue arrestada, vio cómo sacaron sus discos del mercado en China y perdió millones de dólares.

Su liderazgo popular reapareció este año. Fue en julio a Ginebra para hablarle en su cara a los representantes chinos en la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, acusando al gobierno de “promesas falsas”.

“Estoy entre los ‘incitadores y, además, estoy a cargo de los fondos”, comentaba la artista antes de una de las últimas protestas al diario español El Mundo. Aunque su poder también radica en lo mediático, ya que mientras marcha da entrevistas en cantonés, mandarín, inglés y francés.

Atrás quedaron los brillos y el cantopop (género increíblemente popular en Hong Kong, Corea, Japón y sudeste asiático), reemplazados por las camisetas con mensajes revolucionarios y el sonido orgánico de su guitarra.

Cuando el matutino español le consultó sobre la posición de otros compatriotas del espectáculo, especialmente el famosísimo actor Jackie Chan (quien a tomado una posición cercana a China), ella fue enfática: “Tenían la opción de decir algo y le han dado la espalda al pueblo de Hong Kong. En realidad, toda la industria se ha autocensurado y permanece en silencio. Tengo amigos que se han separado de mí por miedo a las repercusiones políticas que tendría una foto en mi compañía”.

Al contrario del movimiento de 2014, el liderazgo de la actual ‘nueva ola de Paraguas’ es más difuso (a lo que se suma la confusión que provocan en redes sociales de los agentes chinos). Por eso Denise Ho señala: “Se han generado muchas dudas en un movimiento cuya fuerza se basaba en la unidad colectiva. Ahora no sabemos quién es el amigo y quién es el enemigo”.

En junio todo escaló a otro nivel, una de las protestas atrajo a dos millones de personas, según los organizadores. Casi un cuarto de la población de la ex colonia británica ‘devuelta’ a China en 1997 bajo el sistema “un país, dos sistemas”.

Con distintos tipos de boicot en su contra tras su giro político, Denise Ho se ha sabido reinventar. Así, ha pasado de conocer al Dalai Lama a organizar conciertos con el apoyo de pequeños negocios (ante a falta de grandes firmas). El año pasado la conservadora Malasia le prohibió actuar por ser figura de la comunidad LGBTQ+. Pero nada la saca de la música ni del activismo. Además, tomó el rol protagónico de su ídola Anita Mui, quien murió en cáncer en 2003 con sólo 40 años.

“La parte glamorosa de mi carrera se truncó por completo. Las ganancias fáciles que venían de china se acabaron. Ya ni siquiera puedo entrar a China. Fui vetada por completo. Me llamaron ‘El veneno de Hong Kong’”. Aunque para millones hoy es el símbolo -y esperanza- de una nueva era.

Denise Ho ve hoy el recambio generacional en el frente de las protestas y tomar una actitud protectora. “Trato de estar con ellos siempre que puedo y trato de asumir ese papel. No en la primera línea, simplemente cargando hacia adelante”, dijo a Hong Kong Free Press. “Es difícil presenciar a estos jóvenes… con esos escudos caseros que, obviamente, no pueden protegerlos mucho de las balas de goma y todo. Pero trato de estar con ellos lo más posible”.

Lo más reciente

cerrar