Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Entrevista

Astrónoma Bárbara Rojas Ayala: “No es tan fácil como decir ‘¡Vámonos a Marte!’”

Por 12 Ago, 2019

La chilena participó en una reciente investigación publicada por Nature Astronomy, que resultó en el descubrimiento de un pequeño sistema a 73 años luz de la Tierra, conformado por una estrella enana roja y tres exoplanetas. Pero, a pesar de las expectativas de las personas que estén buscando un nuevo lugar para vivir, la experta asegura que eso no es físicamente posible. Aquí, nos explica todo en términos simples.

Aunque muchas veces pase inadvertido, semana a semana se están descubriendo nuevos planetas fuera del sistema solar, que giran alrededor de otras estrellas. De hecho, desde 1995 la ciencia exoplanetaria –que estudia estos sistemas– se ha dedicado a encontrar planetas pequeños con temperaturas que permitan el agua líquida en la superficie y que se encuentren lo suficientemente cercanos a la Tierra para poder caracterizarlos.

Hace unos días, la revista Nature Astronomy publicó una nueva investigación que descubrió, gracias al telescopio espacial TESS, un sistema que se encuentra a aproximadamente 73 años luz de la Tierra, en el que hay tres exoplanetas orbitando a una estrella enana roja.

En ese estudio internacional participó la chilena Bárbara Rojas Ayala, astrónoma e investigadora de la Universidad Andrés Bello. A continuación, la experta en estrellas de baja masa le explica a Mujer Dínamo los principales puntos de este descubrimiento:

  • Enana roja: “Es una estrella un poco más chica que el Sol en tamaño y en masa; además, es más fría. Si el universo fuera una ciudad, esta estrella sería como una vecina del Sol, vivirían en el mismo edificio. Se le bautizó con el nombre TOI 270 y está transitada –algo similar a un eclipse– por tres planetas”.
  • Supertierra: “Es un planeta un poquito más grande que la Tierra –su radio es de 1.2 veces el de la Tierra– pero que seguramente tiene una composición similar, que sería de roca”.
  • Dos Subneptunos: “Como lo indica su nombre, son más chicos que Neptuno. Deberían compartir ciertas características como una capa de gas, por ejemplo, hidrógeno, algo que en la Tierra no tenemos”.
  • “Este sistema es muy pequeño. De hecho, en tamaño es más parecido a lo que tiene Júpiter con sus lunas. El periodo orbital –o sea, cuánto dura el año- de la Supertierra es de sólo 3,3 días, mientras que el del del primer Subneptuno es de 5,6 y 11,3 el del más lejano”.
  • “En términos de búsqueda de vida, lo interesante es que esta estrella tiene una baja actividad magnética, por lo tanto podría presentar condiciones favorables para que surja la vida como la conocemos en alguno de los planetas”.

¿Cuál es el valor de un hallazgo como este?

Mucha gente me pregunta por qué gastamos plata estudiando esto, ya que incluso si dañáramos completamente la Tierra y nos tendríamos que ir, nunca alcanzaríamos a llegar a esos lugares. Y eso es cierto, pero por ejemplo uno puede ver la evolución de atmósferas y eso nos ayudaría a entender mucho mejor su composición, cómo funcionan y el efecto invernadero. También enseñará cómo son los sistemas planetarios alrededor de pequeños sistemas. Una característica de este sistema es que el tamaño de sus planetas no se encuentra en el sistema solar y, mientras más planetas descubramos con distintas características, estamos poniendo a prueba nuestra teoría de formación de planetas y bajo qué condiciones se forman.

¿La astronomía pasó a ser más una urgencia que una inquietud científica, ya que las personas quieren una alternativa para ‘arrancar’?

Esa es una pregunta recurrente y la verdad es que físicamente es poco probable que podamos llegar allá. Nosotros estamos súper influenciados por la ciencia ficción, tenemos esta idea de que se puede viajar súper rápido o que en algún momento la teletransportación se va a lograr. Con la física que conocemos actualmente eso no es posible. Incluso , si creáramos una nave que nos permitiera viajar a un porcentaje de la velocidad de la luz nos demoraríamos años, hasta siglos en llegar. Eso implicaría en pensar en comida para ese siglo (si uno para planear las vacaciones se complica, imagínate para un viaje de esa forma). Hay que considerar también que las personas que planearon irse se van a morir durante el viaje, por lo tanto van a tener que procrear y sus hijos deberán cumplir una misión para la que no fueron preparados. Si nosotros encontráramos una ‘Tierra ideal’ donde pudiéramos situarnos, respirar oxígeno, que tuviese agua líquida dulce y lográramos plantar cosas, las personas que lleguen a ese lugar no serían las que quisieron esa misión.

¿Marte tampoco es una opción?

Marte efectivamente es un lugar que se quiere investigar. Es mucho más chico que la Tierra y en la antigüedad seguramente tuvo presencia de agua y una atmósfera, pero las perdió. Eso tiene que ver con los procesos geológicos que vivió el planeta: se enfrió antes, tenía menos masa ,por lo tanto, no tenía una gravedad para soportar la atmósfera, no pudo generar un campo magnético, se solidificó por dentro. Entonces, no es un lugar ideal para que nosotros vayamos. De hecho, no podríamos respirar en Marte. La gravedad es menor que la que tenemos acá en la Tierra y eso afecta la densidad huesos, los vuelve más débiles. Así que no es tan fácil como decir “vámonos a Marte”, es mucho más complicado.

¿Cómo continúa la investigación ahora?

Lo que nos interesa ahora no es sólo descubrir sistemas sino que además saber sus propiedades. Conocemos el volumen de estos planetas, pero también queremos saber su masa, porque así podríamos calcular su densidad y eso te da una idea de qué están hechos. Como además es una estrella brillante vamos a poder estimar la cantidad de materia que tienen estos planetas con los telescopios e instrumentos que tenemos acá en Chile.

Lo más reciente

cerrar