Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Economía

Informe ComunidadMujer: el Estado aumentó en 25% la compra a empresas lideradas por mujeres

Por 9 Jul, 2019

Chile es pionero en utilizar el sistema de compras públicas como una herramienta de incorporación femenina. Según datos recogidos de Chile Compra, el monto promedio transado por cada proveedora creció en casi US$ 1.500 entre el 2013 y 2017.

Informe ComunidadMujer: el Estado aumentó en 25% la compra a empresas lideradas por mujeres

“Invertir en mujeres proveedoras es invertir en mayor desarrollo, dado que ellas invierten hasta el 90% de sus ingresos en sus familias y comunidades”. Esa es la premisa bajo la que trabajaron ComunidadMujer y la Dirección de Chile Compra para instalar el enfoque de género en el Sistema de Compras Públicas de Chile y, con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo, fomentar una mayor participación de las Empresas Propiedad de Mujeres en el mercado público.

Y ese trabajo ya puede ver resultados: un reciente estudio demuestra que entre el 2013 y 2017 se registró un alza del 25,1% en la participación de los montos transados por mujeres personas naturales.

¿Qué significa eso? En la práctica, que el monto promedio transado por cada proveedora creció en casi US$ 1.500.

El empoderamiento económico de las mujeres no solo es cosa de justicia social, aseguran en ComunidadMujer. “Es vasta la evidencia sobre cómo su mayor participación laboral y autonomía económica genera un aumento en la productividad e impacta extraordinariamente en materias de desarrollo, como la reducción de la pobreza”, aseguran en el estudio que puedes revisar en su sitio web. 

Ante esto, Chile se ha convertido en uno de los países pioneros a nivel mundial en utilizar el sistema de compras públicas –que representan el 12,5% del PIB- como una herramienta de incorporación femenina en el mercado laboral, una postura que tiene gran posibilidad de impacto positivo ya que el Estado chileno es el principal comprador a nivel nacional y el único que se encuentra a lo largo de todo el país.

A pesar de esta buena noticia, las empresarias chilenas siguen topándose con barreras que impiden su crecimiento: entre ellas, la falta de capital financiero, las deficiencias de capital humano y las mayores responsabilidades familiares y de cuidado. Es por esto que las empresas hechas por mujeres siguen siendo menos en comparación con sus pares masculinos —representando solo 3 de cada 10—, son más pequeñas, tienen menos años de experiencia y sus niveles de facturación son considerablemente más bajos.

 Mira a continuación unas reveladoras cifras:

Lo más reciente

cerrar