Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Líder de sustentabilidad de Escenarios Hídricos 2030

Ulrike Broschek y crisis del agua: “No hay conciencia respecto al riesgo en el que se está hoy”

Por 20 Jun, 2019

El reciente estudio de Escenarios Hídricos 2030 anunció que Chile será el único país latinoamericano con estrés hídrico alto al año 2040. ¿Qué significa esto y qué podemos hacer para evitarlo? En esta entrevista, Ulrike Broschek, subgerente de sustentabilidad de Fundación Chile, nos explica.

En 2025, 1.800 millones de personas vivirán en países o regiones con escasez absoluta de agua. Chile también se verá afectado y, de hecho, será el único país latinoamericano con estrés hídrico extremadamente alto al año 2040.

Ese es uno de los resultados que arrojó el estudio Transición Hídrica: el futuro del agua en Chile, hecho por Escenarios Hídricos 2030 de Fundación Chile.

Un grupo de 55 instituciones –del mundo académico, productivo, de ONGs y autoridades- participaron en este diagnóstico que analizó 6 cuencas nacionales (los ríos Copiapó, Aconcagua, Maipo, Maule, Lebu y Baker) para identificar las principales problemáticas de esos territorios y sus causas. De inmediato pudieron descartar la idea de que la crisis del agua se debe mayoritariamente al cambio climático. En realidad, sólo el 17% es consecuencia de él. El resto, tiene que ver con cómo se administra el agua tanto a nivel de gobernanza como al de sectores productivos.

Para combatir esta situación, el estudio plantea la estrategia de Transición Hídrica que se basa en cuatro pilares: la gestión y gobernanza del agua como pilar fundamental; la conservación de los ecosistemas hídricos que son nuestra fuente de agua y que hacen frente al cambio climático -son capaces de frenar aluviones, acumular agua y depurarla de manera natural-; el uso estratégico y eficiente del agua; y la incorporación de nuevas fuentes de agua para desacoplar el desarrollo productivo intensivo.

Más de un 80% de las medidas pueden ser implementadas en el corto-mediano plazo porque hoy existe un marco regulatorio vigente para que se pueda hacer”, explica a Mujer Dínamo la químico ambiental Ulrike Broschek, líder de sustentabilidad de Escenarios Hídricos 2030 y subgerente de sustentabilidad de Fundación Chile. “Este mismo conjunto de soluciones tiene un impacto social bajo o inexistente y a la vez contribuyen positivamente al medioambiente”.

¿Qué hace falta para empezar a aplicar esas soluciones?

Necesitamos un liderazgo a nivel público desde el Estado, porque hoy día tenemos una institucionalidad fragmentada y eso genera una descoordinación enorme. Así como nosotros tenemos un Ministerio de Energía, deberíamos tener uno de agua. Se requiere la voluntad política para priorizar esta temática y en los últimos 20 años no ha existido. Ahora que están todos los estudios y diagnósticos hechos, que dan cuenta de que el problema es grave, podemos empezar a trabajar en las soluciones, pero necesitamos una política publica que señale qué metas vamos a tener, bajo qué indicadores vamos a medir el cumplimiento de ellas para poder hacer un seguimiento en el tiempo.

Según el estudio, Chile será el único país latinoamericano con estrés hídrico extremadamente alto al año 2040. ¿Qué significa eso?

Que vamos a tener un cambio relevante para ese año en las precipitaciones de agua lluvia y nieve. Eso genera como consecuencia una baja en los niveles de agua subterráneas, menos acumulación de nieve para usar el agua de los deshielos durante el año. También habla de que habrá un aumento de temperatura en el país  y eso altera toda la estacionalidad de las lluvias: llueve en momentos en que antes no llovía y eso afecta en gran parte a la agricultura. Por otro lado retroceden los glaciares, otra de las principales fuentes de agua que tenemos. Ese escenario futuro es bastante preocupante y ya se están viendo los síntomas. Por ejemplo, hemos tenido récord de temperatura en los últimos veranos en la zona sur, ya se dice que este es el año más seco desde hace 60 años, se han secado lagunas como la Aculeo, en Copiapó se secó el río, hay aluviones. Como dije anteriormente, no hay que echarle la culpa solamente al cambio climático, sino que hay un mal manejo del agua que necesitamos mejorar significativamente para adaptarnos a esta nueva situación.

¿Qué porcentaje de la sobreexplotación se debe al consumo personal de agua?

El consumo de agua a nivel domiciliario en Chile, de acuerdo a nuestro estudio de la radiografía del agua, es sólo 2%. El resto es la necesidad de agua para el desarrollo productivo, ya que el país se ha seguido desarrollando y los sectores productivos han aumentado su demanda de agua.

¿Pueden hacer algo las personas para ayudar?

Se requiere una cultura de agua en Chile. No hay conciencia respecto de la importancia que tiene el agua en nuestro quehacer diario y el riesgo en el que está hoy. A nivel ciudadano está la responsabilidad de valorizar el agua, exigir que haya más información y que exista una política pública para adaptarnos a lo que está ocurriendo y para luego sostenernos a futuro. Nosotros hemos visto que esto está pasando a nivel rural, donde se padece el problema. Pero a nivel urbano, por ejemplo en Santiago, es un tema invisible. Yo creo que ahí se requiere visibilizar el tema, educarnos más en los colegios, a nivel profesional y tener profesionales que puedan abordar y contribuir a la sustentabilidad hídrica.

¿Planean tener reuniones con el Gobierno?

Estamos planificando una ronda completa de reuniones con los diferentes ministerios para presentar la estrategia de Transición Hídrica –que surgió del consenso de todos los actores con los que hemos estado trabajando- y comentar los acuerdos transversales que existen, con los que podemos empezar a avanzar ya.

Lo más reciente

cerrar