Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

A UNA SEMANA DE LA MASACRE EN NUEVA ZELANDA

El mundo aplaude a Jacinda Ardern y su liderazgo esperanzador

Por Lucy Willson 21 Mar, 2019

En contraste con Donald Trump y otros líderes con discurso anti migratorio y anti musulmán, la reacción de esta Primera Ministra frente a los mortales ataques de odio en su país el viernes pasado dio lecciones de contención y empatía con la comunidad de las víctimas del ataque en las mezquitas.

El mundo aplaude a Jacinda Ardern y su liderazgo esperanzador

A pocas horas del ataque fanático en contra de los fieles de dos mezquitas en Chistchurch, Nueva Zelanda, Donald Trump desestimó en una conferencia de prensa que existiera amenaza de los supremacistas blancos… Una declaración tibia ante una masacre horrorosa de 50 personas que estaban tranquilamente practicando su fe. En contraste, la Primera Ministra de ese país Jacinda Ardern (38) fue tajante en su condena, hizo sentir a los musulmanes como integrantes esenciales de la sociedad local, anunció control de armas y generó una sensación inmediata de espíritu nacional. Todo sin un ‘pero’ de la gente.

Su actitud y determinación fueron aplaudidos en todo el mundo. Reacción que se multiplicó en las redes sociales cuando fue a consolar a las familias de las víctimas. Llegó usando una hijab o velo negro sobre su cabeza, como señal de respeto a esa cultura -que en los últimos años ha sido estigmatizada como cuna de terroristas-. Así, el resto de los neozelandeses pronto la imitó y durante los siguientes días se acercaron y entregaron flores a los musulmanes, pusieron velas como duelo, armaron vigilias y los maoríes manifestaron su respeto a los muertos con hakas.

Esta semana, Ardern apareció en el parlamento y abrió sus declaraciones con el saludo árabe “as-salaam Alaikum”. Potente.

Esta política -tercera mujer en ocupar el puesto de Primer Ministra y la persona más joven elegida para esa responsabilidad en su país- fue destacada durante toda la semana por cómo ha manejado la crisis. La BBC realizó una extensa nota que registra el análisis de varios medios, incluido The Guardian, que calificó sus acciones como una “muestra de verdadero liderazgo”, visión replicada también en The Washington Post.

Vogue tituló un artículo sobre ella “Una líder de nuestros tiempos”. Mientras que The Atlantic la calificó de “sanadora nacional”.

Por su parte, The New York Times publicó una columna del analista Sushil Aaron que se tituló “Porqué Jacinda Ardern importa”. Allí enfatizó en que esta mujer se convirtió en “la antítesis progresiva de los hombres fuertes de derecha como Trump, Orban y Modi, cuyas carreras prosperan en una retórica iliberal, anti-musulmana y anti-inmigrante”.

El texto alabó cómo ella proporcionó un marco para el dolor nacional al abrazar a la comunidad de inmigrantes musulmanes y al insistir firmemente en un tweet después del ataque que “Nueva Zelanda es su hogar”. También calificó como “un gesto pionero” que Ardern nunca mencionara el nombre del terrorista, para así marginarlo de su anhelada fama. En cambio, sí imploró que se dijeran los nombres de los que murieron.

La revista People, luego de la desgracia, se sumó a los aplausos para Ardern y su manejo de crisis, informando en como la líder neozelandesa destacó el carácter multicultural de su país. “No fuimos elegidos para este acto de violencia porque aprobamos el racismo o porque somos un enclave para el extremismo. Fuimos elegidos por el hecho mismo de que no somos ninguna de estas cosas. Porque representamos diversidad, bondad, compasión, un hogar para quienes comparten nuestros valores, refugio para quienes lo necesitan”.

En un extenso artículo, People recordó la “Jacindamanía” que se produjo al ser electa en 2017, en cómo se convirtió en madre ya ejerciendo el cargo y tomó pre y post natal. Cómo su marido fue el que decidió quedarse en la casa mientras ella cumple su papel político. Y también trajo a la memoria el viaje a las Naciones Unidas con su hija de tres meses. En su forma de hacer natural esa posición maternal en mujeres en la política -y trabajos en general- y, de esa forma, eliminar el sexismo en la sociedad.

Sin discusión, una verdadera líder del siglo XXI.

Lo más reciente

cerrar