Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Karl Lagerfeld (1933-2019)

El lado polémico y sin censura del Kaiser

Por Mujer Dínamo 19 Feb, 2019

Describir a Karl Lagerfeld sólo poniendo el foco en su trabajo creativo no entrega el personaje global que se movía en la escena de la moda. Incorrecto, ácido, ‘descuadrado’, de su boca salieron las más rudas declaraciones. Aquí algunas de ellas.

El lado polémico y sin censura del Kaiser 28 Jan 1993 --- German fashion designer and photographer Karl Lagerfeld with model Claudia Schiffer. --- Image by © Pierre Vauthey/Sygma/Corbis

Culto a la delgadez. Así como Lagerfeld amaba que sus musas fueran la fusión de la rebeldía, elegancia y la belleza, una de las cosas que más detestaba en las mujeres, sin duda, era el sobrepeso. Pero no estamos hablando de obesidad… O sea, de Heidi Klum dijo que no era modelo de pasarela, “simplemente es demasiado pesada y tiene un busto demasiado grande”. El alemán tenía un tema con los kilos. De hecho, se jactaba que sólo tomó Coca Cola dietética y no probó casi bocado en 2000 para bajar 42 kilos en un año y entrar en unos pitillos. Con esa autoridad de haber reducido talla por voluntad, en 2013, durante una entrevista con el diario francés Metro afirmó que Adele era “demasiado gorda”, pero que tenía una voz encantadora. Después, en una conversación con la periodista Alina Cho para su especial Fashion Week: Backstage Pass afirmó que, luego de sus dichos, la cantante británica “adelgazó 8 kilos, así que el mensaje no debió ser tan malo”. Como era de esperarse, sus declaraciones sobre el físico de la estrella inglesa le costaron múltiples críticas, por lo que Lagerfeld se disculpó en público y le regaló un bolso Chanel, intentado compensar el mal rato.

Sálvese quien pueda. No sólo los gordos son merecedores del desprecio de Lagerfeld, sino que también a los de baja estatura y detesta a los rusos. El 2003 en una entrevista a Vogue dijo: “Peor que ser feo es ser bajo. Las mujeres pueden ser bajitas, pero en un hombre eso es imposible”. Asimismo, en conversación con el diario británico The Telegraph afirmó que “si fuera mujer en Rusia, me gustaría ser lesbiana, ya que los hombres son muy feos. Ahí se ven las más bellas mujeres y los hombres más horribles”.

¡Una vendida! Durante los premios Oscar de 2017 se suponía que Meryl Streep usaría un vestido diseñado por Lagerfeld, pero cambió de opinión y llevó un atuendo de Elie Saab. Ante esto, el Kaiser le dijo a la revista WWD que a la actriz le habían pagado para que se vistiera de otra marca y afirmó que es una mujer “genial, pero vulgar”. Como era de esperarse, estas declaraciones desataron la furia de la ganadora de la Academia, quien negó recibir ningún dólar y exigió disculpas, que finalmente llegaron.

Sin miedo a Buckingham ni a la Casa Blanca Luego de la boda real entre Kate y el príncipe William, Pippa Middleton se convirtió en el foco de la prensa por su look. Sin embargo, el diseñador alemán discrepó con los medios y aseguró que le gustaba el estilo de la novia, pero no el de su hermana: “Pippa lucha por verse bien, pero no me gusta su cara, debería mostrar sólo su espalda”, lo citó The Sun. En 2006 había hablado de Diana de Gales, de la que alabó su belleza, con un ‘leve’ reparo: “Era linda y dulce, pero estúpida”. Tampoco se salvó de su opinología Michelle Obama tras un corte del pelo, “francamente esa chasquilla fue una mala idea…”.

Anti-femenista. Aunque cerró su desfile de Chanel 2015 con las modelos llevando pancartas pro derechos de las mujeres, el año pasado el diseñador alemán no estuvo a tono con la contingencia mundial del movimiento feminista. En una entrevista con la revista francesa Numéro dijo que estaba cansado del movimiento #MeToo -que buscaba sacar a la luz diversos casos de acoso que han ocurrido en la industria de la moda y el espectáculo- y afirmó que le molestaban “las estrellas que han tardado 20 años en recordar lo que sucedió, por no mencionar el hecho de que no hay testigos”. Además, respaldó a Karl Templar, estilista y director creativo de la revista Interview que había sido acusado de acoso sexual: “No creo una sola palabra. Una chica se quejó de que intentó bajarle los pantalones, pero si no quieres que te bajes los pantalones no seas modelo, únete a un convento de monjas”, expresó. Como era de esperarse, estas declaraciones generaron gran polémica y en Twitter se creó el hashtag #BoycottChanel, que incitaba a no comprar ropa de la marca francesa.

Vergüenza nacional. El 2017, durante una visita al programa francés Salut les Terriens, del canal C8, Karl Lagerfeld advirtió que diría “algo horrible” y comenzó a criticar la nueva política migratoria de la canciller alemana: “Angela Merkel ya había aceptado a millones de inmigrantes que estaban bien integrados y que trabajaban. No tenía necesidad de echarse encima a un millón más, sólo para tener una imagen adorable tras haber parecido una madrastra”. Luego de esto admitió sentirse avergonzado por ser alemán.

Lo más reciente

PIEL

¡Malditas bolsas!

Con el paso del tiempo, el contorno de ojos empieza a dar más atención:…

Por Lía Klarmann
cerrar