Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Adelanto

Libro para detectar el maltrato sicológico en una relación

Por 27 Jun, 2019

La psicoterapeuta estadounidense Avery Neal entrega actitudes y detalles que hacen que una relación se vuelva tóxica, un daño que es el más común y el más difícil de identificar.

Libro para detectar el maltrato sicológico en una relación

¿Tu pareja te llama varias veces por la noche o te ‘supervisa’? ¿Es celoso sin motivo? ¿Cuestiona tus decisiones? El nuevo libro Si él es tan bueno, ¿por qué me siento tan mal?  (Editorial Planeta) ayuda a las lectoras a abrir los ojos frente a actitudes como estas, lo que se conoce como “abuso sutil”.

La autora es la reconocida sicoterapeuta estadounidense Avery Neal, fundadora de Women’s Therapy Clinic, donde ayuda a que cientos de mujeres se recuperen de abuso emocional y separaciones complicadas.

La profesional fue víctima de este tipo de relaciones dañinas y asegura que el maltrato sicológico es el más común pero el más difícil de identificar. Algunos rasgos son tratos incómodos, palabras hirientes y bromas innecesarias.

El libro también incluye un capítulo dedicado a entregar consejos para que las lectoras puedan enseñar a sus hijas cuáles son las bases de una relación libre de abuso.

A continuación, un adelanto de este valioso libro en el actual contexto de denuncia y tolerancia cero frente al abuso:

Definición de abuso sutil

He estudiado las relaciones agresivas y controladoras desde hace varios años. Sin embargo, mientras escribía este libro se volvió cada vez más evidente para mí que no existía un término exacto que englobara con precisión todo lo que yo trataba de describir.

Sin duda, yo quería que este libro incluyera el abuso emocional y su impacto y que además lo enfatizara. A pesar de que se han escrito algunos libros increíblemente minuciosos y útiles sobre el abuso emocional, el hecho es que pocas mujeres saben que están siendo abusadas emocionalmente y, por tanto, no pueden informarse sobre las señales y síntomas de advertencia.

El abuso emocional es engañoso y el daño que se crea a partir de sus dinámicas tiene largo alcance. Sanar del abuso emocional (que se describe más adelante en el libro) es una batalla cuesta arriba, pero vale la pena pelearla. El abuso emocional ha sido definido como «un comportamiento y un lenguaje diseñados para degradar o humillar a alguien atacando su valor o su personalidad». «Incluye conductas como amenazas, insultos, monitoreo constante o “estar en contacto” incesantemente, envío excesivo de mensajes de texto, humillación, intimidación, aislamiento o acoso». Cualquier forma de abuso tiene un impacto en el bienestar emocional de la víctima. El abuso emocional puede ser directo o indirecto, abierto o encubierto. A menudo la única señal visible del abuso emocional es el cómo te sientes en la relación, porque las tácticas encubiertas y sutiles están ocultas o parecen insignificantes y poco amenazadoras. Esta era la parte que yo quería explorar.

La combinación del abuso emocional con el abuso encubierto fue lo que se acercó más a lo que yo quería definir. El diccionario Merriam­Webster define la palabra encubierto como «algo que se hace, se muestra o se realiza en una forma que no es fácilmente vista o notada: algo secreto u oculto». Combinar esa definición con la de «abuso», que es un trato inapropiado o maltrato, describe de manera exacta el tipo de patrones conductuales hacia los cuales quería llamar la atención. Adelyn Birch definió la manipulación emocional encubierta de este modo: «Es cuando una persona que quiere obtener poder y control sobre ti utiliza tácticas engañosas y subrepticias para cambiar tu forma de pensar, tu conducta y tus percepciones». La conducta sutilmente manipuladora descrita aquí constituyó, sin duda alguna, una parte de lo que yo quería definir, pero todavía seguía sin abarcar todo lo que yo estaba buscando.

Yo quería describir una agresión y control tan sutiles que resultaran imperceptibles para la víctima, pero que de igual manera la lastimaban de una forma tal que se le hacía difícil abandonar la dinámica destructiva. Quería incorporar el uso de la fuerza y la amenaza, aun si estaban disfrazadas de palabras «amorosas». Quería observar las tácticas intimidatorias de las cuales la receptora no es consciente. Quería observar la intención del abusador para dominar y así entender mejor su agenda.

Quería una definición que lo describiera todo: las ofensas humorísticas, las tácticas manipuladoras, la naturaleza coercitiva de un abusador, los patrones cíclicos del maltrato, la conducta pasivo-agresiva sin límites, el acoso verbal y el escalamiento del abuso. Además, quería un término que describiera los comportamientos que parecen relativamente inofensivos o insignificantes, cuando, de hecho, no lo son. Algunos tipos de abuso son evidentes; otros, no tanto.

Algunos tipos de abuso son evidentes, pero el abusador se desdice rápidamente de ellos o los sustituye por alguna interacción positiva, que confunde a la receptora. No solo quería una definición para abusador que se mantiene oculto; también quería una definición que incluyera los patrones conductuales que mantienen a la víctima en conflicto, sin decidirse a abandonar la relación. Quería un nombre para la dinámica destructiva que se da en medio de los episodios de abuso abierto, ya que eso es lo que sienta las bases que mantienen a la víctima en la relación.

También resulta evidente que este tipo de vínculos no solo existían en las relaciones románticas, sino en las amistades, las relaciones laborales, entre miembros de la familia y entre padres e hijos.

Existe un amplio espectro de abuso. Como mencioné antes, podemos obtener el máximo entendimiento de un patrón de abuso si vemos la dinámica que se presenta entre los episodios de abuso abierto. Esta conducta es responsable de la confusión y el apego que a menudo impiden que la víctima abandone la relación. Es la dinámica responsable de que pierda su confianza y respeto propios, provocando que su autoestima se venga abajo. El maltrato indirecto puede existir por sí mismo, pero es más común que preceda a otras formas de abuso. Para el momento en el que la víctima experimenta los episodios más abiertos de abuso, ella ya ha hecho una enorme inversión en la relación. Se trata de un comportamiento que no es extremo, que no es abierto, que tampoco es necesariamente oculto, como ocurre con el abuso encubierto. Es un patrón conductual sutilmente abusivo.

Todo abuso sutil es emocionalmente abusivo, ya que ataca la salud y el bienestar emocional de una persona. No obstante, no todo el abuso emocional es sutil. Puede haber muchas características de abuso emocional en una relación que atacan directa- mente a la víctima, haciendo más fácil que se le identifique en comparación con el abuso encubierto. En ese mismo sentido, aunque el abuso encubierto es difícil de ver en una relación, el abuso sutil puede permanecer a plena vista, pero parecer algo insignificante. Puede parecer que es una distinción muy pequeña, pero no lo es cuando vives con ella diariamente.

La palabra «sutil» se define como «tan delicado o preciso como para que sea difícil de analizar o describir», «hacer uso de métodos astutos e indirectos para lograr algo», «difícil de notar o ver: no evidente», «astuto e indirecto: que no muestra su verdadero propósito». Me gusta este término porque abarca el comportamiento encubierto, pero deja espacio para ampliar la definición con el fin de incluir tácticas que, aunque pueden notarse, parecen insignificantes, por lo que a menudo se pasan por alto o se ignoran.

Así pues, aquí voy. Yo defino el abuso sutil como el uso indirecto de amenazas, fuerza, intimidación o agresión a través del humor, la manipulación, la crítica o el castigo en un intento por controlar o dominar a otra persona, lo cual ocurre de manera independiente o entre episodios de abuso verbal, físico o sexual.

He hecho mi mejor esfuerzo por identificar y distinguir las características del abuso sutil, con la esperanza de que sea más fácil observar lo que es tan difícil de definir. No obstante, hay muchos traslapes entre las características de personalidad de un abusador, como verás en las historias personales. Además, los hechos que rodean a las historias que se utilizan en este libro se han cambiado para proteger la identidad de las mujeres de la vida real que han sido retratadas.

Lo más reciente

cerrar