Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

COLUMNA

La marihuana, mi medicina alternativa

Por 12 Ago, 2019

Nuestra columnista relata cómo, tras su accidente, la cannabis le ha permitido calmar sus dolores y reducir el consumo de remedios.

La marihuana, mi medicina alternativa

Primero, quiero partir dejando en claro que siempre he sido consumidora de marihuana. Respeto al que lo hace y al que no también. Si no evita que logres tus metas, objetivos y no cambia tu esencia no le veo el problema hacer uso de ella.

La vida de la gran mayoría de las personas se mueve a pasos agigantados. Muchas veces nos pasamos el día contra el tiempo, lo que les produce a muchos niveles importantes de estrés y ansiedad. Remedios, alcohol, cigarro, marihuana son algunas de las formas que buscamos para poder calmar estos síntomas y poder controlarlos. Sin embargo, no quiero entrar en el detalle de los diferentes caminos que toman las personas en aquello, creo que es decisión de cada uno. En esta columna me centraré en mi experiencia con la marihuana y cómo me ha ayudado en diferentes cosas.

Fuera de lo legal o no legal, hay tantas ramas por donde abordar la marihuana. Por ejemplo, el documental de Netflix La hierba es más verde detalla la historia del cannabis en Norteamérica y su estrecha relación con la música. Cuenta que el origen de consumo de cannabis en Estados Unidos se encuentra en Nueva Orleans, ciudad que también es cuna del jazz, y que hace 100 años sus defensores del cannabis fueron los músicos. “Porro, jerga, hierba”, cantaban los grandes exponentes del jazz y la mayoría de la población en esa época no entendía qué significaba. Los músicos hablaban de cómo la planta los ayudaba a inspirarse y a comunicarse con sus espíritus.

Por mi parte, partí fumando marihuana de manera recreativa hace años. En mi casa no es tema. Varios miembros de mi familia la consumen, a otros no les gusta, pero todos nos respetamos.

A casi a tres años de mi accidente he probado el otro lado de esta “droga”. Como lo he explicado antes, el no tener movilidad en las piernas no significa que yo no sienta nada de la cintura hacia abajo. Al contrario, siento todo el día mis piernas y el mismo dolor desde el minuto uno de mi accidente. Nunca sé explicarlo bien y nadie que no esté en mi situación es capaz de darse cuenta el tipo de dolor que es.

Cada lesionado tiene un nivel de dolor diferente, por lo que hay unos que sufren más que otros. En mi caso tomo remedios todos los días para intentar bajar su intensidad. Hay veces que me da nervio tanto químico que me estoy metiendo. Tengo muchos días en los que el dolor es tan fuerte que subo la dosis.

Ese mismo nervio me llevó a investigar sobre la marihuana medicinal. Como consumidora ya me había dado cuenta de que fumarla me ayudaba a relajar mis malestares, pero necesitaba una solución que no me hiciera estar “volada” para dejar de sentir dolor, ya que personalmente no iba fumar todo el día porque me impide estar muy activa si lo hago muy seguido.

De casualidad apareció frente a mí un aceite de marihuana, lo compré y hace tres semanas que lo estoy consumiendo. Al despertar me tomo un par de gotas y en la tarde también. Los primeros días pensaba que podía ser un efecto únicamente mental, no estaba segura si el dejar de sentir dolor era por el aceite u otra cosa.

Poco a poco empecé a tomar más atención a mi cuerpo y comencé a bajar las dosis de remedios reemplazándolas por dosis de aceite de marihuana. De verdad que es tan agradable la sensación, relaja mis piernas, pero no afecta mi cabeza y puedo hacer mi día totalmente activa y con menos dolor.

La marihuana tiene varios componentes que sí son medicinales como también otros que son sicotrópicos. El cannabis contiene THC (Tetrahidrocannabinol) y el CBD (Cannabidiol). Conocer ambos compuestos permite saber qué buscar si se quiere algo recreativo o medicinal.

El THC es el componente sicoactivo del cannabis y se vincula con dos receptores en el cerebro humano. El CB-1 influencia el placer, el apetito, la memoria y la concentración, mientras que el CB-2 modera la sensación de dolor y juega un rol en las homeostasis en ciertas partes del cuerpo, como el riñón y el hígado.

El CBD, por su parte, reduce la sensación de ansiedad que causa el THC, en cuanto a la memoria, también reduce el deterioro causado por el THC. Es también el componente más buscado en las variedades para uso medicinal. Tiene propiedades antiinflamatorias muy superiores a las del THC y sin los efectos sicotrópicos, por lo que es seguro para cualquier paciente. Se utiliza mucho en aflicciones como la artritis y el reumatismo. También tiene efecto anticonvulsivo y reduce los espasmos musculares, y es por esto que se lo suele recetar para la epilepsia refractaria. Es también ansiolítico y antiseptico, con estudios que avalan su uso para el tratamiento de la esquizofrenia.

Hoy en día se comercializa CBD, uno de los componentes analgésicos de la marihuana. Es legal en casi el mundo y cada día encuentras mas variedades de productos con esta sustancia. Las personas con cáncer les cuesta tener hambre y comer, uno de los efectos de la marihuana es que estimula el hambre. Las personas con Parkinson al consumir marihuana les disminuye los temblores. En mi caso es un medicinal por los dolores, el estrés y la ansiedad. Y lo agradezco.

Bernardita Santa Cruz

Bernardita Santa Cruz tiene formación en Diseño y en su popular cuenta de Instagram pone su ojo en belleza, moda y estilo de vida. En Mujer Dínamo enfocará sus columnas en temas de inclusión.

berni_santacruz

También puede interesarte

Lo más reciente

cerrar