Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

COLUMNA

Una mamá lo suficientemente buena

Por 12 May, 2019

"¿Qué tipo de mamá quieres ser?". Eso es lo que se pregunta y responde nuestra columnista Paz Bascuñán.

Hace unos años tiré la esponja: No soy, ni nunca llegaré a ser “la mamá perfecta”.
Es más, no creo que existan, porque [email protected] [email protected] de mamás perfectas también terminan lamentándose de cómo la perfección de su madre igual los traumó de algún modo.
Raya para la suma, ¡no se esfuercen tanto mamás del mundo, que la madre perfecta no existe!
Entonces…, ¿qué tipo de mamá quiero ser? Una madre ‘lo suficientemente buena’.

Quiero enseñarles el gusto por la cazuela y el charquicán, sin cansarme en el intento.

Quiero entusiasmarlos a poner el foco en las miles de razones para alegrarse, antes que en las miles de razones para quejarse .

Quiero enseñarles a gozar del ejercicio de su libertad, pero que nunca pierdan la noción de sus responsabilidades.

Prefiero no abrigarlos antes de que tengan frío, porque quiero que aprendan a estar conscientes de su cuerpo para encontrar abrigo cuando lo necesiten .

No quiero evitarles los sufrimientos, quiero enseñarles que la vida ES con dolores, que no tengan miedo de vivirlos porque la enriquecen. Y que cuando tienes un propósito, llega el día en que el dolor se ubica donde ya no te detiene y sigues avanzando.

Quiero enseñarles a RESOLVER, sacando su voz para que no sean víctimas de nadie.

Quiero enseñarles a HACER las preguntas y a pensar, antes que bombardearlos con todas las respuestas.

Elijo no prohibirles la comida chatarra, prefiero darles las razones para evitarla y que ellos tengan ganas de optar por cuidar su bien-estar en el mundo.

Nunca quiero decirles “no es para tanto” cuando me cuenten sus problemas. Sólo quiero que sepan que los escucho y me morderé la lengua para no darles las soluciones y los guiaré para que sean ellos los que las encuentren.

Elijo no sucumbir a la tentación de pasarles el teléfono, porque me interesa que ellos experimenten sucumbir al aburrimiento para que puedan activar su maravillosa y necesaria creatividad.

Prefiero no forzarlos a que les interese el fútbol, por mi temor a que no sean parte del grupo. En cambio, voy a apoyar y estimular la particularidad y el valor de sus propios gustos.

Quiero que aprendan a encontrar un propósito en sus vidas, más que enseñarles a perseguir la felicidad como un fin en sí misma (ella vendrá por añadidura ) .

Quiero que cuenten conmigo para siempre, pero que sepan que si algún día no estoy, van a ser capaces de avanzar y gozar y vivir plenamente, confiando en ellos.

¿Cómo sé lo que quiero y lo que no quiero, lo que elijo y dejo de elegir? Sólo la práctica de esta titánica y extraordinaria tarea de ser madre me ha ido dando las luces de la mamá “lo suficientemente buena” que aspiro a ser.

Gracias madre mía por tu ejemplo y suerte en esta tarea colegas  Feliz día.?.

Paz Bascuñán

Actriz de teatro, cine y televisión. Mamá.

pazbascuactriz

También puede interesarte

Lo más reciente

cerrar