Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Lo probamos

Entrenamiento Grit: menos es más

Por 23 Abr, 2019

La clase de Grit está diseñada para dejarte tonificada (y agotada) en sólo 30 minutos con saltos, sentadillas y muchos burpees.

Si las clases de gimnasio fueran cócteles, Grit Series sería un shot: corto, rápido pero muy potente y que se hará sentir al día siguiente.  

Esta sesión de 30 minutos se basa en el sistema de entrenamiento HIIT, es decir, de alta intensidad en intervalos. Es la mejor opción para ponerse en forma y no pasar tiempo de más en el gym, especialmente ahora que empieza el frío y se oscurece temprano. Una sesión de Grit en la mañana y quedas lista para seguir con tu día (sólo un poco destruida).

Hay tres tipos: Fuerza, en la que se ocupa una barra y pesas para fortalecer los principales músculos del cuerpo; Cardio, con de ejercicios de alto impacto para quemar grasas con el peso corporal, y Plyo, basado en la pliometría, que se enfoca en saltos y en la agilidad.

Este último fue el que partí a probar temprano en la mañana. Sólo necesitaba un step a la altura que yo quisiera y un disco de 5 kilos. Cuando empezó la clase todavía tenía mi polar puesto, pero después de las primeras estocadas y sentadillas con saltos me lo tuve que sacar.

En tábatas –intervalos de 20 segundos de trabajo– hicimos ejercicios como saltar arriba, abajo y a lo largo del step, saltos con desplazamiento cargando el disco en las manos, estocadas intercalando piernas y más saltos con elevación de rodillas.

Consciente de que es un entrenamiento corto, hago mi máximo esfuerzo en cada uno de los movimientos. Mi respiración está muy agitada desde que empezamos y apenas hay 5 segundos de descanso, corro a buscar mi botella de agua y mi toalla.

En esta clase el ejercicio estrella es el burpee. Lo hacemos en distintas versiones durante la media hora. Incluso hacemos al principio, al medio y al final el desafío de 1 minuto que consiste en burpees con salto sobre el step. ¡Sin parar!

La música es parte fundamental de Grit. La apuesta es por una de estilo electrónico que te llena de energía y tiene incorporadas las cuentas regresivas de cada ejercicio (no hay nada mejor que empezar a escuchar ese “3, 2, 1”).

El profesor enfatiza: «¡No te detiene el cuerpo, sino la mente!». Por cliché que pueda sonar es suficiente para motivarme a llegar al final. ¡Y lo logro! Después de hacer el último desafío con burpees se acaba oficialmente el entrenamiento.

Agotada, me siento sobre el mismo step que se convirtió en mi principal enemigo durante la clase. Miro mi reloj: 30 minutos exactos. Y casi 500 calorías quemadas.

Dónde: Gimnasios Sportlife, O2 y Balthus. Puedes revisar todas las sedes, aquí. 

Lo más reciente

COLUMNA

Tres años

“En estos tres años estoy agradecida de que esta silla me ha permitido…

Por Bernardita Santa Cruz
cerrar