Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

MODA

Simón Pais: “Nunca hubo un amor real hacia las revistas y las dejaron morir”

Por 24 Ene, 2020

“Los nuevos fotógrafos vienen con un discurso personal más político, más visceral, con menos ganas de copiar y lucrar. Con más ganas de poner ojo y guata a todo”, dice el reconocido fotógrafo de moda tras sus años de trabajo en México.

Simón Pais: “Nunca hubo un amor real hacia las revistas y las dejaron morir” Simon Pais por Juan Pablo Hernández.

Con sólo 19 años Simón Pais (34) ya era uno de los fotógrafos de moda que más interés causaba en la escena local por su frescura y estilo de vanguardia. Así, cuando todavía no cruzaba las dos décadas, estaba registrando las campañas de importantes marcas de retail con las figuras publicitarias más populares de la época. De allí vinieron las editoriales para revistas y el trabajo personal. Esa evolución y prestigio tras la lente hizo que los ojos internacionales se fijaran en su trabajo, así se fue por tres años a México como el único chileno en la edición latinoamericana de Grazia Magazine (grazia.mx/).

Hoy Simón está de vuelta y con una mirada más madura de su profesión en el amplio sentido: desde el estilo hasta el declive de los medios impresos donde sus fotos antes ocupaban páginas completas. Nos juntamos con él para hablar de esos temas, moda chilena y el nuevo escenario de la fotografía en esta década que parte.

Juegos de otoño. Esta foto ganó el primer lugar en un concurso de El Mercurio en 2005.

Fuiste uno de los primeros fotógrafos de la generación del Flickr y Fotolog que alcanzó notoriedad, ¿cómo recuerdas esa época?

Estamos hablando del 2003-2004 y recién salía del colegio. Fue una época intensa, el inicio de la revolución digital en la que más personas podíamos tener la oportunidad de exponernos como quisiéramos y que marcó a una generación que comenzó a ser vista como nunca antes. Algunos formaron personajes y otros presentamos nuestros talentos sin apuntar a nada más que ampliar el conocimiento con la más completa libertad creativa.

Días sin celulares con apps.

Antes de existir filtros o Instagram eras tú mismo quien hacia todo de manera digital. Fue emocionante tener los ojos del mundo mirando tu arte a través del computador, la sed, fuerza, ganas, y adolescencia fueron una mezcla perfecta que me brindó las mejores oportunidades e hizo que fuera parte de un cambio el mercado para siempre.

Foto: Simón Pais.

 

Con 19 años eras prácticamente un adolescente. ¿Cómo enfrentaste la sobreexposición y alta demanda de un medio tan competitivo como la publicidad?

Recibí una explosión de invitaciones a participar en diversos proyectos. Siempre estuve consciente que esto sería algo increíble, pero momentáneo. Por eso -aunque era muy joven- debía dar lo máximo, consciente de que el trabajo era más fuerte que yo, que cometería errores y que me faltaba mucho camino por recorrer. Se me puso muchísima atención, la que disfruté mucho y por otra parte me di cuenta de que estaba metido hasta la médula. Era un poco prisionero de mis sueños, sobre todo, de sentir las expectativas de los demás, los comentarios, opiniones sobre mis fotos o mi persona. Me puse a la defensiva y comencé a exigirme más, me tomé muy en serio el “tener un nombre”, eso dañó mi autoestima y vínculos de trabajo.

¿Cómo ves ahora esa etapa?

Al mirar atrás admiro la valentía que tuve para aprovechar esas oportunidades y, sin buscarlo, me tocó ser pionero de un momento de cambios en el mundo de la fotografía. Me posicioné rápidamente en la moda. Mi carrera es mi legado y experiencia. Veo las cosas desde fuera y la misión está cumplida, le di mucha energía. Ahora hay más y nuevas cosas por realizar.

Foto: Simón Pais.

¿Hay un avance entre la moda de entonces y la actual?

La moda cambia constantemente, la reinventamos con nuestras interpretaciones, los diseñadores crean ideas y, al mismo tiempo, le inyectan a la cultura una imagen apropiada para una época. Hace más de una década que el mundo está conectado, habitan todas las cosas al mismo tiempo y sus exponentes toman voz o partido en ello. En Chile ha sido vertiginoso y los cambios terminaron por separar en vez de unir generaciones., Suma que no hay medios editoriales para exponer de manera constante el trabajo de tantos artistas que buscan dar visión e imaginación al mundo. Amo internet, pero es tan voraz e insaciable. Hay muchos portales y medios digitales que muestran propuestas maravillosas, sin embargo, se extraña el periodismo. Creo que nada se sostiene sin contexto social o cultural.

¿Qué opinas del declive los medios impresos?

Lo de las revistas se veía venir. Nunca hubo un real amor hacia ellas y las dejaron morir. Somos muy pocos los que las apreciamos, por ende, la fotografía sufre no tener medios impresos que le den sentido al trabajo, que sean una vía de escape para la creación que el mercado retail no permite porque atiende necesidades de venta. Eso ha llevado a una estandarización donde no necesitamos al increíble fotógrafo de moda, hoy encuentras un sinfín de jóvenes dispuestos a trabajar con márgenes limitados para satisfacer los requerimientos comerciales.

Premio Mejor Fotografía Portada Editorial Moda en Chile en 2017.

¿Las revistas tienen responsabilidad también?

El formato venía siendo victima del mercado de los bloggers, youtubers e influencers. Los temas se pusieron obsoletos y no estaban representando a nuevas generaciones. En ese momento sentí que perdí una parte de mí en Chile, una red que me sostenía, que le daba importancia y ritmo a mi trabajo. Fue traumático al principio, pero ahora estoy enfocado en nuevos horizontes.

¿Qué te parece la nueva camada de fotógrafos de moda?

Creo que los nuevos fotógrafos vienen con un discurso personal más político, más visceral, con menos ganas de copiar y lucrar. Con más ganas de poner ojo y guata a todo. Así me he llevado bellas impresiones como Ursula Madariaga (@urusulamadariaga) y Esteban Vargas (@estebanvargasroa)

¿Qué planes tienes tras tu regreso a Chile?

Mi plan es poner energía en estudios y relaciones cercanas, personales. Estoy con una cartera de clientes publicitarios más boutique, con un equipo reducido de colaboradores y profesionales. Para el futuro no sé que vendrá, dejé de apostarle a las adivinanzas e ilusiones. Sé que mientras haga lo que sienta, iré por donde debo en esta vida.

Leonardo de la Cerda

Leonardo de la Cerda es productor de contenidos y comunicaciones, desde más de diez años vinculados al arte en todas sus disciplinas, conocido por sus videos y su acitva participación en la vida social santiaguina.

leitostar

Lo más reciente

Invitados

El rinoceronte blanco

Hace un tiempo, mi hijo que tiene 10, muy abrumado me contó que en lo que iba…

Por Paz Bascuñán
cerrar