Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

Entrevista

Estilista argentino Alejandro García: “El acceso a las compras se redujo, lo que no se achicó es el look”

Por 9 Oct, 2019

Antes de su visita a Chile, conversamos con el periodista de moda sobre el impacto que ha tenido en la industria de la moda el movimiento contra el cambio climático, Instagram y la crisis política y económica de su país en los closets de los (siempre estilosos) transandinos.

Foto: Sebastián Cid.

El periodista y estilista argentino Alejandro García lleva años trabajando en la industria de la moda, por lo que sabe identificar este momento actual como uno de cambios: en la producción de ropa, en los medios especializados y en las compras de los argentinos por el ambiente político de su país.

Antes de su primera visita a Chile la próxima semana, para dar una charla en un evento de la marca Pretty Ballerinas, conversó con Mujer Dínamo.

¿La crisis en Argentina ha afectado el estilo de sus ciudadanos?

Por supuesto que sí, el acceso a las compras se redujo. De todas maneras, lo que no se achicó es el look y el argentino sigue conservando ese estilo de llevar siempre algo de moda. Lo que ocurrió con esta crisis es que tuvo que ordenarse y aprender a comprar, aprender que más no es mejor, que una prenda de temporada es mejor que sea barata para que se agote en ese período.

¿Cómo está impactando -o va a impactar- el movimiento contra el cambio climático a la industria de la moda? 

El punto más alto pudimos verlo en la última semana de la moda de París que recién terminó. La conciencia es superiror cada día que pasa. Stella McCartney lucha contra la industria -una de las más contaminantes- a la que pertenece y es optimista al respecto. Vivienne Westwood propone comprar menos sin preocuparle su propio business. El mundo va -muy lento- camino a mejorar en todos los aspectos. Las marcas van a producir lo que el mercado le demande, y al paso que vamos esa demanda va a ser más exclusiva en términos de calidad. Siento que hoy todos estamos más atentos a lo que compramos. 

Has trabajado en varias revistas de moda, las que están pasando por una crisis en todo el mundo. ¿Qué opinas tú sobre esto? ¿Se puede revertir la situación?

La crisis internacional es innegable, pero las revistas no van a morir, los medios de papel no van a morir. La situación no se puede revertir, se va a transformar. Se trata de cambiar la óptica y proponer una calidad de producto que satisfaga los deseos de los lectores. Una revista tiene que ser, desde ahora, un objeto de deseo. Ahí tiene que estar el plus, en el contenido preciso, específico, diferenciado, cuidado, firmado por especialistas, etc. Me preocupa más la capacidad real de quienes dirigen los medios y que ese contenido sea genuino y satisfactorio.

¿Crees que Instagram está uniformando a la gente? 

Quizás en un comienzo sí, hoy ya no tanto. Siento que nos dimos cuenta que la variedad de estilos es enorme y ese acceso es cada vez más fácil. Sin proponérselo, Instagram educa con la oferta. Lo que se impone es que esos modelos a seguir sean genuinos, personales, únicos dentro de la posibilidad de cada uno. Y en un punto las crisis económicas ayudan a generar el propio ‘uniforme’ en función de las ofertas que proponen las redes sociales.

¿Cuál dirías que es la tendencia o las prendas que no pueden faltar en el closet de cualquier mujer?

La mejor tendencia a seguir es la propia, la que es singular. Lograr ese estilo que identifica a cada una con conciencia y seguridad en función de las necesidades. Va más allá de determinadas prendas, colores o proporciones. Lo que es básico para una no tiene porque serlo para otras, tiene que ver con la oportunidad de uso que cada una pueda darle. Se trata de comprar con visión de futuro y con inteligencia. ¿De qué sirve comprarse una camisa blanca, un blazer negro o un vestido si no gusta como queda o no se tiene oportunidad de usarlos?

Lo más reciente

cerrar