Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

DANZA

Javiera Peón-Veiga, fundadora de NAVE: baile, vanguardia y cuerpo

Por 27 Ago, 2019

Esta artista es una de las figuras más destacadas de la una nueva ola de bailarines y coreógrafos contemporáneos nacionales.

Javiera Peón-Veiga, fundadora de NAVE: baile, vanguardia y cuerpo Javiera Peón-Veiga Foto: Mila Ercoli

Para Javiera Peón-Veiga (41) el entendimiento del cuerpo siempre ha sido un motor. Empezó a conectarse con éste desde la mente titulándose en sicología en la UC, pero renunció a ejercer esa carrera ya que inmediatamente tomó el camino del movimiento y se lanzó a explorar la danza y las artes escénicas. Hoy es uno de los nombres más destacados en la danza contemporánea nacional y fundadora en el Barrio Yungay de un espacio indispensable dedicado a descubrir nuevos lenguajes en ese arte: NAVE.

Esta bailarina y coreógrafa ha desarrollado propuestas no convencionales en donde la experiencia “cuerpo – contexto” es protagonista. Y esa búsqueda la llevó a ser una de las cabezas creadora de NAVE, una plataforma de residencia y desarrollo de las “Artes Vivas” -como ella les llama- más reconocidas de Latinoamérica y que alberga a los más diversos y destacados artistas de la danza local e internacional.

Nosotres. Foto: Fabián Cambero

Javiera se define como bailarina, creadora, y gestora. Sus trabajos se han destacado por estar a la vanguardia en cuanto a puestas en escena, recursos y temáticas. Algo que quedó en evidencia en montajes como Nosotres (2012) -en donde tempranamente pone en el tapete temas como el género y la sexualidad- y que hasta el 2018 le valió la participación en distintos festivales de Latinoamérica y Europa. Tras esa obra continuó su ruta con notables proyectos como Acapela (2014) y GONG (2016), en donde suma el sonido como herramienta principal de sus propuestas. En su última creación, Afectos Sonoros (2018), músicos, diseñadores y artistas escénicos se unieron en torno a los poderes del sonido y su efecto en el cuerpo.

Javiera.

Retomando tus inicios, ¿cómo das el salto de la sicología a la danza?

Siempre tuve la inquietud. Mientras cursaba sicología en la PUC, a principios del 2000, empecé en paralelo a formarme en talleres con José Luis Vidal, Francisca Sazié, Elizabeth Rodríguez e Isabel Croxatto, experiencia que fue determinante. Cuando terminé la carrera, me fui a estudiar a Europa por seis años en la London Contemporary Dance School (The Place) (2003), el Centre National de Danse Contemporaine d’Angers (CNDC) y la Fondation Royaumont (2008))

¿Cómo era el escenario con el que te encontraste al volver?

El 2009 regresé a Chile y comencé a insertarme en el contexto de la danza local. Fui desarrollando mis primeros trabajos, colaboraciones y procesos con pares muy potentes. Así me di cuenta de que la comunidad había crecido bastante, pero seguía dentro de un sistema artístico que aún no daba valor a la experimentación y visibilización de los procesos de creación, que es lo que me interesó trabajar. 

Acapela. Foto: Fabián Cambero

¿Desde ahí parte tu búsqueda en torno al cuerpo?

Mis intereses tienen que ver con una pregunta: ¿Qué es lo que produce movernos? Lo que acontece en términos de experiencia, los fenómenos que suceden simultáneamente al estar en relación con un otro, con el entorno, tanto a nivel fisiológico, químico, energético y psíquico, me llamaba la atención los procesos más invisibles que sustentan el movimiento, lo procesual más que la imagen.

Afectos Sonoros. Foto Mila Ercoli

Mucha gente se asombra cuando conoce NAVE, ¿nos cuentas de qué trata puntualmente este proyecto?

NAVE (inaugurado el 2015) es un espacio de investigación relacionado al cuerpo. En Chile está lleno de teatros y espacios de exhibición de obras, nosotros proponemos un lugar donde darle valor al proceso creativo y visibilizarlo, pues es casi invisible. El público siempre tiene acceso a la obra terminada y se pierde todo el rico trabajo que hay detrás de eso.

Gong. Foto: Bruno Giliberto

¿Cuál es tu énfasis editorial?

Invitamos a creadores locales e internacionales con un acento en la región sudamericana. Cada dos años, hacemos un ciclo llamado OTROSUR (mayo a diciembre) y damos a conocer una serie de artistas y coreógrafos con trabajos muy interesantes que no necesariamente llegan a Chile. En las últimas ediciones hemos contado con destacados nombres como Luis Garay (Colombia-Argentina), Tamara Cubas (Uruguay), Lia Rodrigues (Brasil).

¿Por qué residencia?

La idea es contener procesos artísticos y que cuente con todas las condiciones necesarias para que el artista pueda sumergirse en sus investigaciones. Eso va desde un lugar para dormir a salas de trabajo diseñadas para ello. Nos concebidos como una casa, donde las relaciones humanas son súper importantes, privilegiamos los afectos.

¿Cómo se participa o accede?

A través de nuestra página web realizamos convocatorias para nuestras residencias. Damos a los artistas la posibilidad de tener acceso a un espacio de trabajo contenido y cuidado por un equipo técnico integral. (www.nave.io).

Foto: Daniel Martin

Están ubicados en el barrio residencial Yungay, ¿cómo han desarrollado el instalar un espacio tan poderosamente de nicho en medio de un espacio de almacenes y plazas?

Estar en el barrio ha sido todo un aprendizaje. Somos los vecinos nuevos. Estamos entendiendo cuáles son sus lógicas, qué podemos abrir y desarrollar para generar un encuentro con nuestros vecinos y donde las relaciones sean recíprocas. Poco a poco hemos tenido una respuesta súper bonita de la comunidad y han participado, por ejemplo. como performers en varios proyectos. Tratamos de vincular a niños, adultos mayores y, últimamente, integrar a los inmigrantes.

Como artista, ¿recibir constantemente tanta creación es una fuente de inspiración?

Estoy expuesta a un feedback permanente que es muy estimulante. La circulación de artistas es fuerte y diversa, desde leer sus proyectos a ver sus obras, conversar con ellos, hacerles seguimiento y participar de sus resultados es muy motivante. Hay muchos artistas contemporáneos que están haciendo trabajos con los que conecto y eso me ha servido para nutrir mis búsquedas.

¿Qué se viene próximamente como creadora?

Gané un Fondart de trayectoria y estoy trabajando en mi próximo estreno Hammam (baño turco -2020), en donde continuaré mi investigación sobre los poderes del sonido y exploramos el vapor como medio, cómo crear un microclima donde el vapor sea un conductor de sonoridades, temperaturas, colores, y actúe como medio de conexión entre quienes participen.

Leonardo de la Cerda

Leonardo de la Cerda es productor de contenidos y comunicaciones, desde más de diez años vinculados al arte en todas sus disciplinas, conocido por sus videos y su acitva participación en la vida social santiaguina.

leitostar

Lo más reciente

cerrar