Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

ARQUITECTURA

Soledad Sambiasi de ArchDaily: “Tuve que aprender todo a porrazos”

Por Susana Herrera 1 Ago, 2019

Soledad Sambiasi Zanghellini es la pieza tech de ArchDaily, la plataforma chilena de arquitectura que se ha transformado en la más influyente del mundo.

Soledad Sambiasi  de ArchDaily: “Tuve que aprender todo a porrazos”

Ya es indiscutido orgullo nacional: ArchDaily es uno de los proyectos locales de mayor éxito en el mundo. En 10 años, los arquitectos David Basulto y David Assael lograron transforman un simple blog en la plataforma de arquitectura más influyente de todo el planeta. Más de 160 millones de páginas visitadas por mes son prueba del alcance de esta poderosa e influyente herramienta, que hoy no sólo se encuentra en Chile, sino también en Colombia, Brasil, Estados Unidos, México, Perú y China.

Un crecimiento que es el resultado del trabajo de casi un centenar de innovadores arquitectos, desarrolladores y periodistas que estudian, investigan, reflexionan y piensan en las nuevas formas de construir ciudad.

Precisamente ahí –entre millones de datos, investigaciones sobre las nuevas tecnologías que aumentan la productividad y eficiencia de las ciudades, los estudios sobre sistemas BIM, construcción modular, prefabricación, impresión 3D, automatización e inteligencia artificial- se encuentra una mujer analizando todo: Soledad Sambiasi Zanghellini (29) es arquitecta y Head of Product de ArchDaily. Sin embargo, y más importante aún, es la pieza tech de esa importante plataforma.

Cuéntanos un poco sobre cómo llegaste y qué haces actualmente.

Estudié Arquitectura en la Universidad del Desarrollo y fui fan del sitio desde su inicio. Cuando supe que era chileno postulé en lo que tuvieran disponible. Comencé en 2014 como ejecutiva de cuentas llevando la relación con los clientes y vi que había mejoras sustanciales que se podían hacer desde el producto mismo para mejorar mi desempeño. Armé una presentación de diagnóstico sugiriendo algunas soluciones y se la mostré a los fundadores. Ellos me dieron chipe libre para tirarme de lleno a trabajar en ellas. Así comencé a colaborar con el equipo de desarrollo e ingeniería, a implicarme más en temas relacionados a la programación, data y experiencia de usuario. Actualmente, estoy a cargo del producto completo, desde cómo se plantea el modelo de negocio hasta cómo se articulan las distintas herramientas que entrega el sitio para los diferentes segmentos de usuarios.

Al año de sumarse a ArchDaily comenzó a trabajar en proyectos concretos con el equipo de ingeniería. Poco a poco le atraía mucho más lo digital y el universo de posibilidades que permite desarrollar.

Me pasó que ejerciendo arquitectura vi que hay un 5% de tiempo creativo y un 95% de gestión, papeleo, coordinación, etc. En desarrollo de productos digitales el espacio para crear es mucho más grande y dinámico: tú tienes una idea, desarrollas una versión beta para validarla y con el tráfico que tenemos en el sitio -600 mil visitas ¡al día!- en cuestión de días sabes si la idea era buena o mala”, explica.

¿Cómo es liderar un área que mucho tiempo estuvo dominada por hombres?

La verdad es que no fue nada de fácil entrar. No sé si necesariamente por ser un área dominada por hombres o porque yo era la más nueva en la empresa, más joven que el 80% del equipo y no tenía un currículum de ingeniería o informática que me apoyara. Al principio hubo mucha resistencia y lo pasé super mal. Tuve que aprender todo a porrazos y con 10 hombres esperando ver cuándo y cómo me equivocaba. Pero entendí que no era un tema de género, sino que hasta el momento casi no había mujeres en la industria. Así que más que un problema fue una oportunidad. Le di prioridad a aprender lo técnico que no sabía y luego me enfoqué en liderar desde el complemento, desde la visión integral del producto, la creatividad y el pensar desde otra perspectiva. Esto, al final, se volvió en mi mayor fortaleza y mucho más fácil que competir con los desarrolladores, que aman competir (ríe).

¿Qué tiene ArchDaily que lo ha hecho tan influyente?

Creo que se conjugaron muchas cosas en el lugar y momento correcto. Lo más importante es que ArchDaily abrió un canal para dejar fluir mucha información que el mundo de la arquitectura necesitaba, pero que estaba siendo aprovechada por unos pocos. Todos los que trabajamos en la plataforma estamos súper alineados en torno a una misma misión: democratizar el acceso a la inspiración, conocimiento y herramientas que ayudarán a construir los miles de ciudades que se necesitarán para los 6 mil millones de personas que se proyectan para el 2050. Como todos queremos lo mismo, la energía y sinergias que se nos dan son muy potentes y eso se transmite.

¿Qué lugar tiene la mujer dentro de la plataforma?

Uno muy grande. Somos más mujeres que hombres y en roles de liderazgo también es mayor el porcentaje de mujeres. Creo que la excepción está en el equipo tech, dónde somos el 15% por una realidad de la industria. Pero en ArchDaily no se trata de mujeres versus hombres, se trata de diversidad.

¿Cuál es tu visión de la construcción de las nuevas ciudades?

Creo que nadie sabe bien cómo será abordado. Mi visión personal es que estará a cargo de equipos muy diversos y complementarios, donde habrá dos miradas. La primera desde la sicología, economía, sociología y la arquitectura que construirán un marco más estratégico y conceptual. Luego, la ejecución será liderada desde el data science, la automatización de procesos, impresión 3D y tecnologías que integren a la industria como lo es BIM.

¿Y el rol de la mujer ahí?

No me gusta separar hombre de mujer, todos nos movemos en un espectro continuo entre el femenino y masculino. Pero si hablamos de este lado más femenino del espectro, pienso que será clave la mirada holística, empática e integral femenina, entendiendo que las ciudades del futuro ya no pueden ser tan cuadradas ni estructuradas como las del pasado. Serán orgánicas y acá la visión de la mujer se maneja con mucha más naturalidad.

Lo más reciente

cerrar