Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

MODA

Reaparece top model Esther Cañadas

Por 31 Jul, 2019

Alejada de los medios hace más de una década, la mítica modelo española de los 90 estrena cuenta en Instagram.

En 1999 Esther Cañadas (hoy tiene 42 años) aterrizaba en Santiago. Diarios, revistas y canales de TV chilenos hicieron de todo por seguir cada uno de sus largos pasos. Aparecía en Chile como la gran estrella del desfile Cachantún Fashion y no había que perdérsela. Era una de las grandes modelos del mundo a fines de siglo y la ídola española. Gracias a sus labios extra gruesos, mirada incendiaria y una comentada delgadez -que siempre causó polémica- era elegida por las mejores revistas, pasarelas de alta costura y publicidad de marcas internacionales.

Pero cruzando el milenio, la rubia empezó a alejarse de los flashes, hasta casi sumergirse en el anonimato. Por eso que esta semana fue noticia en España su reaparición frente a una cámara.

Cañadas debutó en Instagram impulsada por su compatriota, también modelo y actor, Jon Kortajarena. Casi tímida, abrazada a él, saludó en el ciberespacio: “He convinced me! Te adoro @kortajarenajon. Aquí estoy #instagram”.

A propósito de este regreso virtual ante el público, la edición ibérica de la revista Harper’s Bazaar recordaba que ella “con apenas 14 años comenzó su carrera en el mundo de la moda y pronto se fue a vivir a Nueva York”.

Con Vanderloo en una de las tantas campañas para Donna Karan.

El diario ABC señala que tras su divorcio con el guapísimo modelo Mark Vanderloo en 2000, sólo un año después de haberse casado, Esther Cañadas se alejó de a poco de los medios.

Con Vanderloo se convirtió en una de las figuras preferidas de los paparazzi, ya que eran pareja y protagonizaban juntos editoriales de moda y publicidad. Las campañas más famosas de la dupla fueron para Donna Karan, desde ropa a accesorios y perfumes.

Pero ya entrado el 2000 empezó a salir de escena, profesional y socialmente.

Enigmática con la pequeña Galia.

En 2007 se casó con el corredor de motos Sete Gibernau y en 2008 ya estaba divorciada. Allí empezó a pasar largas temporadas en México, en nueva York se comprometió en matrimonio (que no sucedió) con el magnate hotelero indio Vikram Chatwal, se separó de él y en 2014 tuvo en Madrid a su hija Galia Santina Cañadas, de la que nunca ha comentado quién es el papá. Así, en silencio, apenas se dejaba ver en sus pasos por España paseando con la pequeña en las playas de Ibiza.

Los pocos reportes sobre ella eran por su notorio aumento de peso previo a su embarazo, reacción ante el tratamiento de cinco años con cortisona por una enfermedad inmunológica. Siempre se buscaban las imágenes más desfavorecedoras para compararlas con sus días de top model. Hoy está sana, estupenda y feliz como mamá.

Lo más reciente

AUTOCUIDADO

Relajo en el agua

En días tan intensos, nuestra columnista especializada en belleza detrás de…

Por Lía Klarmann
COLUMNA

Alejarse de la culpa

En este período de conflicto, nuestras columnista nos abre una ventana al…

Por Olivia Larraín
cerrar