Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

AL VOLANTE

Cinco consejos para estar 0 km de comprar un auto nuevo

Por Florencia Dinamarca 28 Mar, 2019

Actualmente la diferencia de precio que existe entre adquirir un modelo nuevo respecto a un usado es prácticamente mínimo. Y siempre será preferible ser la persona que estrena un vehículo.

¿Nuevo o usado? Esta es la pregunta que muchas de las amantes de ir al volante se hacen a la hora de considerar la compra de un auto. Y cada temporada aparecen ofertas que hacen más posible vivir el placer de ese motor que debuta, el aroma -imposible de embotellar- de un interior impecable, la tecnología llena de aplicaciones nuevas, el simbólico inicio de un contador de kilómetros que promete nuevas aventuras, ese color exterior que seduce en el brillo.

Alberto Escobar (57), gerente de Automóvil Club de Chile, indica que siempre es mejor un 0 kilómetro, porque así “desaparece la incertidumbre de cómo lo trató el dueño anterior, el importador tiene más responsabilidad sobre él, hay garantías que no han expirado y no tendrá restricciones a corto plazo”.

En días en que en Santiago se ha llenado de puntos de permisos de circulación y colocan el tema de los autos en nuestra conversación, revisamos qué hay en el mercado para dar ese salto significativo de modelo, año y vida. Así existen diversas automotoras que ofrecen vehículos 0 kilómetro con ofertas, precios asequibles y ventajas de planificación para el pago.

Entre esas últimas aparece Derco Center, que dan la opción para tener tu 0 km hasta el 9 de abril para pagar la primera cuota en tres meses más. Cuentan con un amplio catálogo de marcas, entre ellas Mazda, Suzuki, Renault, JAC, Great Wall, Changan y Haval, con el modelo más económico que cuesta desde $ 3.590.000.

Entre tanta tentación es bueno hacer una pausa para revisar esos factores ineludibles para una compra de este tipo. ¿Cuáles son? En esta nota, Alberto Escobar nos entrega cinco consejos que debemos considerar antes de comprar un vehículo.

¿Para qué lo quiero? “Primero, es esencial saber qué uso le daré al auto: si es que pretendo recorrer largas o cortas distancias, o si lo conduciré esporádica o diariamente. Una vez que se tiene ese panorama claro, hay que determinar qué precio se quiere pagar por él y considerar las externalidades como el consumo de combustible, de estacionamiento y de tag, y de esto dependerá el modelo de auto que se debe adquirir, porque mientras más grande sea más se gastará”.

Por etapas. “Si la compradora aprendió a conducir hace poco, aconsejo que el auto que adquiera tenga características similares al que usó para iniciarse -sobre todo en cuanto a la potencia- ya qie así podrá familiarizarse rápidamente con el vehículo nuevo. Es decir, debe haber un crecimiento escalonado. Es relevante tener claro qué nivel de experiencia se tiene y recordar que un conductor es experimentado cuando ya ha recorrido más de 100.000 kilómetros, que equivale a 5 años aproximadamente. Antes de eso es sólo un aficionado”.

¿Grande o pequeño? “Otro aspecto importante es la cilindrada, que tiene relación directa con el tipo de transmisión que se prefiere y con el porte del vehículo. Sucede mucho que las personas compran un auto grande porque da más seguridad y al llegar a sus casas notan que tienen problemas para estacionarlos, ya que otorgan menor visibilidad y maniobrabilidad. Esto se convierte en un obstáculo cada vez lo que usan. Por tanto, recomiendo medir bien los espacios para así tener la certeza de cuál es el porte aconsejable”.

Ordenando prioridades. “Es importante saber cuánta innovación tecnológica se busca, pues hoy en día hay autos que vienen con pantalla touch, bluetooth, tapices especiales, retrovisores eléctricos y un sinfín de novedades. Obviamente, mientras más funcionalidades tenga, más caro será. Por lo tanto, hay que evaluar qué tanta importancia se otorga a estos detalles y cuánto se está dispuesto a pagar por ellos”.

¿Qué me cubre? “El tipo de garantías y revisiones con que cuenta el auto es un aspecto muy importante y está determinado por la marca. Hay algunos que tienen revisiones cada 5.000 o 10.000 kilómetros y que, de a poco, suben de precio. Por eso es vital familiarizarse con este tema antes de comprarlo, porque con cada uso el auto se va desgastando”.

Lo más reciente

LIBRO

Pet friendly

El título ¿Por qué los perros mueven la cola? Y otras preguntas raras que…

Por Ina Groovie
cerrar