Cerrar
Cerrar publicidad
Cerrar

PIEL

Masaje facial, mucho más que relajo

Por 25 Jul, 2019

En apenas unos pocos años el mundo ha caído rendido frente a la creciente tendencia del masaje facial en casa, gracias a la amplia disponibilidad y fuerte presencia en redes sociales de rodillos y piedras esculpidas de jade y otros cristales. La experta en belleza tras la cuenta @adiccionbeauty nos cuenta más sobre sus beneficios y técnicas.

Hay decenas, si no cientos, de técnicas de masaje facial. Algunas de ellas fáciles de aprender y practicar, otras patentadas que requieren un nivel de expertise avanzado y muchas horas de práctica.

Independiente de sus niveles de dificultad, lo cierto es que no todos tenemos las mismas destrezas manuales. Por eso la inclusión de ‘ayudantes’ como los ya famosos rodillos de jade y piedras gua-sha -con todos los precios y calidades- pueden convertirse en excelentes aliados al momento de darle a nuestra cara un poco de cariño extra y, por qué no, ralentizar los efectos del paso del tiempo desde de la comodidad de nuestra casa.

Presente en las rutinas de belleza chinas desde el siglo VII, los rodillos de jade -ahora también disponibles en tantas otras piedras y cristales- son una herramienta de masaje facial de gran beneficio para la piel pues promueven la microcirculación sanguínea, además de ayudar a movilizar y drenar las toxinas acumuladas hacia nuestro sistema linfático. Esto hace que la piel se vea más sana y radiante; menos inflamada.

También este tratamiento de rodillos nos permite acceder de manera más fácil a la musculatura y fibras faciales con el fin de ‘esculpir’ zonas como pómulos y mandíbula. Lo importante es convertir su uso en un hábito cotidiano para así ver el máximo de beneficios.

Quizás la mayor ventaja de esta linda herramienta es que no requiere la aplicación previa de algún producto de tratamiento, crema o aceite. Al tratarse de un de un rodillo basta con pasarlo suavemente por todo el rostro, siempre desde adentro hacia afuera con movimientos ascendentes. ¿Relajante? De todas maneras. ¿Imprescindible? No tanto.

También oriundo de China y el Sudeste Asiático, pero anclado en tradiciones médicas milenarias, el gua-sha es un método de masaje facial con cristales que tiene por objetivo aliviar la tensión de los músculos de la cara, potenciar la circulación sanguínea y, por supuesto, promover el drenaje linfático. Pero su reciente popularidad se debe sobre a todo a su capacidad de aliviar dolores mandibulares, moldear el óvalo facial y, con la técnica correcta, atenuar los pliegues nasogenianos e incluso ‘levantar’ pómulos y cejas.

Si bien la metodología de uso es algo más complicada que la del rodillo y su uso requiere el uso de un aceite o crema más bien untuosa para que se deslice con facilidad. ¿Lo mejor de todo? Sus efectos se ven en cuestión de minutos. Me consta.

Lía Klarmann

Lía Klarmann es periodista experta en belleza, dicta talleres de cuidado de la piel y es asesora de belleza

adiccionbeauty

Lo más reciente

cerrar